Inversión favorable, deuda bancaria baja y positivos niveles de marginación social fueron los factores clave para que Fitch Ratings ratificara la calificación de calidad crediticia en “BB+(mex)” del municipio de Guadalupe, Zacatecas, cuya perspectiva se mantuvo Estable.

La ratificación de calificación se fundamenta en sus indicadores de inversión que comparan favorablemente con el Grupo de Municipios Calificados por Fitch (GMF). Asimismo, la proporción de la deuda bancaria con respecto a los ingresos fiscales ordinarios es baja y la agencia no espera que se adquiera deuda directa de largo plazo adicional en el próximo ejercicio. También considera los niveles de marginación social clasificados como “muy bajos” por el Consejo Nacional de Población.

“Por otro lado, entre las limitantes de la calificación están la flexibilidad financiera limitada y volátil, lo que se refleja en una sostenibilidad débil de la deuda directa de largo plazo. Además, el municipio cuenta con una posición de liquidez débil y el indicador de eficiencia recaudatoria se encuentra por debajo de la mediana del GMF, lo que se traduce en una dependencia mayor de los recursos federales. Al mismo tiempo, considera la concentración alta en su economía y los balances fiscales deficitarios durante la mayoría del periodo de análisis”, explica la calificadora en su reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Fitch indica que la deuda de Guadalupe es moderada y su sostenibilidad como débil, debido a la generación reducida y volátil de ahorro interno (flujo libre para el servicio de la deuda o realizar inversión).

La deuda directa de largo plazo del municipio se compone por un financiamiento contratado en junio del 2014 con Bansí por 180 millones de pesos y plazo a 12 años que afectó 50% del Fondo General de Participaciones, con saldo de 174.6 millones al cierre del 2017, lo que representa 0.33 veces los ingresos fiscales ordinarios.

“Guadalupe cuenta con un contrato de aplicación de inversión público-privada que se firmó el 5 de septiembre del 2017 con la empresa Pounce Consulting para la modernización del alumbrado público por un monto de inversión de 125.7 millones de pesos a un plazo de nueve años”, añade.

“El municipio solicita recurrentemente adelanto de participaciones para mitigar sus presiones de liquidez a fin de año. Guadalupe no cuenta con créditos de corto plazo ni cadenas productivas”, acentúa.

Flexibilidad

Fitch estima que la flexibilidad financiera se mantendrá limitada en el 2018, ya que el ahorro interno ha sido volátil y limitado durante los últimos cinco años.

En el 2017, el gasto operacional (gasto corriente más transferencias no etiquetadas) creció 15.8% y consumió más de la totalidad del ahorro interno (101.1%); del 2013 al año pasado, el gasto operacional presentó una tasa media anual de crecimiento de 8.9 por ciento.

[email protected]