Monterrey, NL. El centro de investigación y desarrollo de Grupo Protexa, inició un trabajo colaborativo con especialistas de varias entidades federativas para crear dispositivos médicos para enfrentar la emergencia sanitaria por coronavirus, y están trabajando en producir un prototipo de respirador mecánico.

El objetivo de Covida es diseñar prototipos de manera colectiva, para que en cada estado se imprima en 3D y se produzcan piezas con componentes no sofisticados.

XLab de Protexa contribuye con diseños de código abierto para producir un prototipo de respirador mecánico y de un “splitter”, para que una sola máquina pueda ser conectada a cuatro personas.

“Esta iniciativa no tiene un fin comercial: no se trata de sustituir a las marcas, ni de competir, sino de ofrecer una opción a quienes no tienen ninguna”, dijo Francisco Lobo, vicepresidente de Innovación de Protexa.

Terminaron de refinar un modelo de respirador para las pruebas Beta y se están tratando de conseguir motores en el menor tiempo posible.

“Estamos contentos de cómo quedó el modelo y a partir de esta semana nos enfocaremos en el controlador electrónico del respirador”, puntualizó Lobo.

A la iniciativa llamada Covida se incorporaron de manera voluntaria médicos, biomédicos, ingenieros, diseñadores industriales y estudiantes de al menos siete ciudades del país, como Monterrey, Mexicali, Mérida, Ciudad de México, Querétaro, y Puebla.

Sergio Charles, director de Relaciones Estratégicas y vocero del Grupo, dijo que se trata de recabar ideas de manera colectiva y ordenada para crear piezas y prototipos de insumos que podrían necesitarse en esta contingencia.

“Quisimos que nuestro centro XLab aportara a la sociedad sus herramientas de última generación y el talento de su equipo multidisciplinario en mecatrónica, robótica, manufactura avanzada y procesos de innovación”, señaló Charles.

Covida inició el 17 de marzo en el Centro de Investigación y Desarrollo Xlab y ahora es un esfuerzo de alrededor de 400 personas. La iniciativa se coordina a través de una plataforma llamada “Hackeando al Virus”, donde hay diferentes canales y moderadores según la especialidad profesional.

Al inicio buscaban propietarios de impresoras 3D para diseñar partes y piezas y que estuvieran interesados en aportar a la comunidad.

También crearon un prototipo de visera para proteger el rostro, mismo que cualquier persona puede cortar con láser e imprimir en acrílico transparente.