Al gobierno de Chihuahua le preocupan la forma en como está siendo considerada esa entidad en el reparto de las participaciones y aportaciones federales, así como de las partidas en los ramos de infraestructura y desarrollo rural en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2020, que se discute en el Congreso de la Unión, afirmó su secretario de Finanzas, Arturo Fuentes.

En entrevista, afirmó que ese estado del norte del país no ha sido tratado de manera equitativa en el documento enviado por el presidente Andrés Manuel López Obrador a la Cámara de Diputados.

Explicó que la preocupación reside en que hay una disminución (en términos reales) de las aportaciones y participaciones en los presupuestos estatales.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, las aportaciones tienen un fin ya establecido en el presupuesto, como lo son salud, educación o seguridad, mientras las participaciones son los recursos que reciben los estados de una bolsa que se llama recaudación federal participable.

 

 

Fuentes apuntó que la recaudación federal participable la cobra la federación por impuestos federales, siendo éstos en gran parte participables por las entidades federativas y los municipios, además de formarse con los impuestos estipulados en los convenios de coordinación fiscal y en la propia ley de coordinación fiscal.

La recaudación federal participable está sujeta a la actividad económica nacional, a ciertas variables financieras internacionales y a reformas tributarias implementadas, es decir, son factores que determinan los recursos transferidos a entidades subnacionales, lo cual define un alto porcentaje de las políticas públicas, incluyendo la política de endeudamiento de los estados y municipios.

El secretario de finanzas de Chihuahua confió en que la revisión y análisis que se está dando en la Cámara de Diputados sirva para hacer las adecuaciones y se corrijan las disminuciones.

En ése sentido, consideró que existe inequidad en la inversión federal hacia Chihuahua realizada durante los últimos 12 últimos años.

Dijo que tan solo en los últimos tres años, ha sido como sigue; 4,580 millones de pesos, en 2017; 4,250 millones de pesos, en 2018; 3,586 millones de pesos, en 2019 y se tiene proyectado 3, 256 millones de pesos en 2020.

Comentó que, que con base en lo que el estado aporta a la recaudación federal y, de acuerdo a los esfuerzos que se han hecho dentro de las finanzas locales, confía en que se corrija el trato a la entidad y le otorguen más presupuesto.

Entre los recortes que afectarían al estado destacó una disminución del 40% en áreas como la infraestructura en el país.

Dijo que en el caso del presupuesto para la Sagarpa, se ha pasado de 1,087 millones en 2019 a 685 millones en lo proyectado para 2020 y en el caso específico de los recursos destinados a Chihuahua, se reducirían en alrededor de 240 millones de pesos de 2019 a 2020.

El funcionario dijo que, de no poder obtener más recursos del presupuesto federal de 2020, el gobernador Javier Corral ha contemplado no sólo la posibilidad de que se reduzcan partidas de gasto, sino también hacer un esfuerzo en el incremento de los ingresos propios.

Fuentes Vélez enfatizó que ha de continuarse empujando la adquisición de más recursos a través de los representantes de todas las fuerzas políticas en el estado de Chihuahua, entendiendo que los gobernadores, a la par, ya están haciendo sus respectivas gestiones tanto con el secretario de Hacienda como con el presidente de la república.

Por lo anterior, Fuentes Vélez consideró que es necesario revisar el marco vigente de las reglas de operación fiscal, además de una mejorar las reglas que operan desde hace 40 años en materia presupuestaria.