El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, dio a conocer la implementación de nuevas medidas de austeridad y ahorro presupuestal para la administración pública estatal que, junto con otras de disciplina financiera, generarán ahorros por 1,000 millones de pesos anuales.

Lo anterior, sin que se afecte la prestación eficiente de los servicios para los yucatecos, por el contrario, el ahorro beneficiará directamente a las familias, en obras de infraestructura y mejores servicios públicos.

Al firmar el Acuerdo de Austeridad del Gobierno del Estado de Yucatán 2018-2024, el mandatario señaló que estas disposiciones son el comienzo y base de una política de ser eficientes, responsables y gastar en lo necesario, por lo que instruyó a la Secretaría de Administración y Finanzas a aplicar dichas acciones.

En su gobierno desaparecerán las secretarías del Trabajo y Previsión Social, de la Juventud, el Instituto de Museos e Historia de Yucatán, la Junta de Electrificación del estado y el Instituto Estatal para el Combate a la Corrupción, cuyas funciones absorberán el Tribunal de Justicia Administrativa y la Vicefiscalía anticorrupción.

Además, se reducirá en 20% el número de funcionarios públicos de confianza; los titulares de las dependencias del gobierno estatal no tendrán servicio de telefonía celular con cargo al erario, y en total se cancelarán 300 líneas de telefonía celular, 50% de las que tiene contratadas por el gobierno estatal.

Asimismo, Vila Dosal anunció que los funcionarios titulares de dependencias estatales no tendrán a disposición vehículos de lujo, algunos con valor comercial superior a 900,000 pesos, y los que se rentaban serán devueltos. En total dejarán de rentarse 500 vehículos, con lo cual dejarán de gastarse 60 millones de pesos al año, y adicionalmente la medida permitirá ahorrar 30 millones de pesos en combustibles.

La gestión de Mauricio Vila suspenderá la contratación de asesorías, consultorías y estudios de investigación, que no resultan indispensables, por lo cual dejará de desembolsar 40 millones de pesos al año.

En general, se darán de baja 400 vehículos cuyos costos de operación superan los beneficios que generan, para reducir en 25 millones de pesos al año el gasto en combustibles y servicios de mantenimiento.

Gasto programado

En materia de gasto programado, se planean las siguientes reducciones: 10 % en materiales, útiles y equipos menores de oficina; 12% en material de limpieza; 12% en materiales y útiles menores de tecnologías de la información; 10% en vestuarios y uniformes; 15% en adquisición de mobiliario y equipo de administración; 12% en arrendamiento de bienes y servicios; 10% en mantenimiento vehicular, y 10% en gastos de orden social y ceremonial.

Estas medidas junto con la reorganización administrativa y otras que se están implementando, arrojarán los ahorros presupuestales en gasto corriente de 1,000 millones de pesos al año, informó el gobierno yucateco.

[email protected]