Cancún, QR. El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, dio el banderazo de salida al Programa de Ayuda Alimentaria, con el cual se busca llegar a más de 520,000 hogares para que la gente se quede en casa y se reduzca el riesgo de contagios por el Covid-19.

El fondo alimentario cuenta con 22 millones 059,309 pesos que provienen de las aportaciones de un mes de salario destinado voluntariamente por secretarios y directores generales del gabinete estatal, además de otros donativos recaudados a través del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia.

Las despensas están conformadas por alimentos básicos como frijol, arroz, lentejas, azúcar, leche, galletas, harina de maíz, pasta, aceite y avena, al igual que papel higiénico para cada familia.

La repartición que inició de manera simultánea en los 11 municipios del estado se prevé que se realice en un lapso de 12 a 15 días, aproximadamente, con el apoyo de la Marina Armada de México, la Guardia Nacional, el Ejército, así como autoridades estatales y municipales.

Carlos Joaquín González comentó que el inicio de este programa se vuelve trascendental para apoyar a las familias de Quintana Roo con varios temas adicionales que tienen que ver con la tranquilidad de poder estar en casa.

El gobierno del estado inició un proceso de cinco acciones en las que se procura cuidar el agua, la luz, el gas, la alimentación y la salud, además de todo el apoyo que debe darse al empleo, para lo cual aseguró que ha recibido el compromiso de 1,100 empresas en todo el estado que garantizan conservar y cuidar más de 400,000 fuentes de empleo.

El gobernador anticipó que en caso de ser necesario se hará una segunda o tercera entrega de despensas hasta superar la crisis, y que la alimentación no sea un inconveniente para que las familias se queden en casa.

Turismo

El mandatario mencionó que la caída de 90% de la industria turística ha generado una “depresión económica muy grande”, por lo que hasta los países más avanzados en materia económica están sufriendo las consecuencias.

“Esto está pasando en todo el mundo y la mayor parte de los países, inclusive los más avanzados en materia económica lo están sufriendo y eso ha llevado a cerrar fronteras, a mantenerse en casa y por supuesto le pega de manera directa a la industria turística mundial; por supuesto que le pega a Quintana Roo”, dijo.

Joaquín González consideró que la ventaja que tienen países avanzados como Estados Unidos en las diferentes fases de la pandemia les permitirá salir antes de las fases críticas y reactivar sus economías.

“Ellos van delante de nosotros en materia de crecimiento y de su curva y seguramente podrán también salir en pocos días más; para nosotros nuestra tarea hoy es quedarnos en casa, es lograr ese distanciamiento”, añadió.

estados@eleconomista.mx