Puebla, Pue. Con reformas a la Ley Estatal del Transporte, el mandatario Antonio Gali Fayad busca obligar a concesionarios que se regularicen, pues han detectado hasta 2,000 que operan con anomalías y podrían perder sus permisos sino lo hacen.

La iniciativa fue enviada por el Ejecutivo poblano, ya que actualmente los transportistas sólo con pagar multas por incumplir con sus obligaciones libran cualquier otra sanción más fuerte.

Se trata de adicionar al artículo 17 una norma que se refiere a que los concesionarios que no paguen el refrendo anual, no estén al corriente con el control vehicular o no actualicen su documentación a más tardar 12 meses después de la fecha en que debieron hacerlo, se les retirará el permiso.

La segundo medida para ser agregada indica que se considerará abandono de la concesión al no cumplir con el periodo para regularizarse, con lo que se podrá recuperar por el Estado la concesión y poderla reasignar.

En los casos de revocación de permisos, el gobierno estatal, por conducto de la Secretaría de Infraestructura Movilidad y Transportes (SIMT), iniciará un proceso de resignación, para que otro empresario cubra la ruta y los ciudadanos no se queden sin transporte público.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Movilidad y Transporte para su análisis, modificación y, en su caso, aprobación.

En entrevista, el diputado local perredista Julián Rendón Tapia, presidente de la comisión, declaró que se contempla llamar a los principales concesionarios para ponerlos al tanto y “conocer” su opinión, a fin de que las medidas “no afecten a nadie”.

Sin embargo, no supo precisar cuándo sería la reunión con los permisionarios porque señaló que esto dependerá de las observaciones que hagan o no los diputados al proyecto de ley.