Guadalajara, Jal. Tras aclarar que no abandonarán el pacto fiscal, los gobernadores de los estados de Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí, que conforman la Alianza Centro-Bajío-Occidente, acordaron solicitar al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2020 sea el mismo que se les otorgó en el 2019 en términos reales y que, además, incluya los proyectos de infraestructura estratégicos para la región.

“La primera propuesta que vamos a llevarle al presidente de la República es que el presupuesto para estas cinco entidades sea exactamente el mismo para el 2020 en términos reales; va a ser nuestro piso. Porque recaudar tus impuestos es salirte del pacto federal, y yo no veo condiciones en este momento”, afirmó el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién.

En rueda de prensa conjunta en el estado de Aguascalientes donde los cinco mandatarios presentaron Resultados y Estrategias de la Alianza Centro-Bajío-Occidente, Domínguez Servién anticipó que los gobernadores de la región acordaron convocar a sus homólogos de todo el país a una Convención Nacional Hacendaria.

“En esta Convención Nacional Hacendaria se podría tocar la Ley de Coordinación Fiscal, donde hay una fórmula muy desigual de más de 43 años (en la distribución de participaciones federales), donde estos estados que generan riqueza, los impuestos de IVA, ISR e IEPS, la Federación se los lleva”, comentó el Ejecutivo de Querétaro.

Detalló que, actualmente, “de cada peso, la Federación se queda con 80 centavos, nos devuelve a los estados 15 centavos y cinco para los municipios. Hay una propuesta de algunos compañeros de que sea 70, 20, 10, respectivamente, que es una forma donde no le quitas tanto a la Federación, pero equilibras un poco a los estados y fortaleces a los municipios”.

Al respecto, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, destacó que las cinco entidades que conforman la alianza son estados que aportan más de lo que reciben a través del presupuesto federal.

“Guanajuato y Jalisco somos el lugar dos y tres de los que menos reciben de la Federación, proporcionalmente hablando. El primero es el Estado de México. Poner sobre la mesa, de inicio, romper con el pacto fiscal me parece que es algo que habría que medir con mucho cuidado”, puntualizó el mandatario jalisciense.

No obstante, dijo, “exigimos un trato justo de la Federación. Lo que se puso sobre la mesa es que como región podamos ir a hacer un planteamiento en torno a dos ideas centrales; una, que no recibamos ni un peso menos de lo que recibimos el año pasado (2019) en términos reales, porque van a decir que la propuesta (para el 2020) viene con más dinero; sí, pero si aplicas inflación estamos abajo.

“Y, segundo, el que puedan considerarse en el presupuesto federal los proyectos estratégicos de impacto regional porque si queremos que el país siga creciendo, pues estos proyectos de infraestructura regionales son fundamentales”, refirió.

A título personal, el mandatario de Jalisco aclaró que el estado no seguirá la ruta del enfrentamiento con la Federación aunque, reiteró, “tampoco vamos a permitir que el gobierno federal trate de esa forma a nuestro estado”.

Lista de obras

Durante la reunión privada que sostuvieron este miércoles los cinco gobernadores que integran la Alianza Centro-Bajío-Occidente acordaron tener, a más tardar el próximo 30 de septiembre, una lista de proyectos estratégicos y su impacto en la región, y presentarlos a Andrés Manuel López Obrador la primera semana de octubre con la intención de que puedan ser considerados en el PPEF 2020.

Además, se informó de la intención de tienen otros estados de sumarse a la alianza; tal es el caso de Tamaulipas, Zacatecas, Colima y Michoacán.

También se adelantó sobre un plan de infraestructura básica regional (vialidades, aeropuerto, entre otros), tren interurbano que toque los cinco estados y homologar una plataforma tecnológica para el control administrativo, particularmente.

visión a largo plazo

De acuerdo con el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, la alianza tiene seis objetivos estratégicos con una visión hacia el 2050, el primero de los cuales, destacó, es la construcción del futuro con base en la participación ciudadana para garantizar que a pesar de los cambios de gobierno, la agenda regional siga desarrollándose.

El segundo objetivo, especificó, es impulsar una agenda en materia energética para garantizar la competitividad de la región y el tercero es consolidar a la región Centro-Bajío-Occidente como la más competitiva de América Latina.

“El cuarto objetivo es posicionar a la región de una forma más atractiva, que la región se conozca y se identifique no sólo como la más competitiva sino como la región con menos pobreza, con más tecnología y en todos los rubros donde podamos ser un referente a nivel mundial”, indicó Orozco Sandoval.

Añadió que el quinto objetivo es consolidar a la región como el centro logístico del país y el sexto, potenciar la parte de la economía digital.

Seguridad y primeros pasos

Al referirse al problema de violencia e inseguridad que afecta al país, los mandatarios coincidieron en que para atraer inversión a la región es necesario pacificarla.

“Generar empleos bien remunerados pacifica a esta región, pacifica al país y abates la pobreza; y ésta es la condición que estos estados estamos demostrando”, señaló el gobernador de Querétaro.

Por su parte, el Ejecutivo de Jalisco manifestó que los mandatarios acordaron afinar estrategias específicas en los límites territoriales donde hay mayores riesgos.

“Lo platicamos en el caso de Aguascalientes y Jalisco y, por supuesto, Guanajuato y Jalisco, que tenemos una agenda permanente. Tener una región en paz es condición necesaria para poder seguir creciendo y al mismo tiempo, crecer en términos económicos es la única posibilidad de recuperar también la paz en el largo plazo”, sostuvo Alfaro Ramírez.

Por su parte, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, gobernador de Guanajuato, aseveró que los primeros resultados de las mesas de trabajo de esta alianza ya se tienen.

“Uno de ellos es que en la próxima feria de Hannover Messe, a realizarse en la ciudad de León, en octubre, se montará un estand donde participarán en conjunto los cinco estados que integran esta región para estar presentes en este evento de gran relevancia internacional”, acentuó.

“Estamos trabajando para consolidar a esta región como el motor económico de México; el objetivo es apoyar al crecimiento del país”, expresó.

Aseguró que los titulares de las secretarías de Economía, Desarrollo Agropecuario y Turismo de las entidades ya se han reunido para establecer acciones en conjunto para beneficio de los habitantes de estas entidades.

“Y si este modelo de trabajo que estamos haciendo en esta región se replica en otras regiones del país (como fue Pacto Oaxaca), bienvenidos sean, porque así apostamos al crecimiento de México”, comentó.

Definición

Plataforma de promoción

La Alianza Centro-Bajío-Occidente busca materializar las entidades involucradas como una región de alta competitividad, para la atracción de proyectos de inversión que detonen la economía de manera conjunta.

El pasado 8 de mayo, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí y Jalisco proyectaron sumar capacidades para consolidar esta región como una plataforma de desarrollo económico.

Las cinco entidades conforman la alianza, que surge como una propuesta de los gobernadores para crear estrategias regionales por medio de un corredor que aglomera diversas ramas productivas.

A la formación de la alianza le antecede el pronunciamiento que el 5 de noviembre del 2018 emitieron los mandatarios, anunciando la creación de la primera región manufacturera del país, con la finalidad de crear una plataforma para promover la producción, logística, el comercio exterior, inversión, desarrollo social y empleabilidad.

Posteriormente, el 23 de noviembre, se signó el Acuerdo de San Miguel, con el que dieron inicio a los trabajos de análisis y desarrollo de estrategias regionales.

Seguridad y primeros pasos

Al referirse al problema de violencia e inseguridad que afecta al país, los mandatarios coincidieron en que para atraer inversión a la región es necesario pacificarla.

“Generar empleos bien remunerados pacifica a esta región, pacifica al país y abates la pobreza; y ésta es la condición que estos estados estamos demostrando”, señaló el gobernador de Querétaro.

Por su parte, el Ejecutivo de Jalisco manifestó que los mandatarios acordaron afinar estrategias específicas en los límites territoriales donde hay mayores riesgos.

“Lo platicamos en el caso de Aguascalientes y Jalisco y, por supuesto, Guanajuato y Jalisco, que tenemos una agenda permanente. Tener una región en paz es condición necesaria para poder seguir creciendo y al mismo tiempo, crecer en términos económicos es la única posibilidad de recuperar también la paz en el largo plazo”, sostuvo Alfaro Ramírez.

Por su parte, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, gobernador de Guanajuato, aseveró que los primeros resultados de las mesas de trabajo de esta alianza ya se tienen.

“Uno de ellos es que en la próxima feria de Hannover Messe, a realizarse en la ciudad de León, en octubre, se montará un estand donde participarán en conjunto los cinco estados que integran esta región para estar presentes en este evento de gran relevancia internacional”, acentuó.

“Estamos trabajando para consolidar a esta región como el motor económico de México; el objetivo es apoyar al crecimiento del país”, expresó.

Aseguró que los titulares de las secretarías de Economía, Desarrollo Agropecuario y Turismo de las entidades ya se han reunido para establecer acciones en conjunto para beneficio de los habitantes de estas entidades.

“Y si este modelo de trabajo que estamos haciendo en esta región se replica en otras regiones del país (como fue Pacto Oaxaca), bienvenidos sean, porque así apostamos al crecimiento de México”, comentó.

Plan hacia el 2050

Seis objetivos estratégicos

La alianza tiene seis objetivos estratégicos con una visión hacia el año 2050.

El primero es la construcción del futuro con base en la participación ciudadana para garantizar que la agenda regional se desarrolle pese a los cambios de gobierno.

El segundo objetivo es impulsar una agenda en materia energética para garantizar la competitividad de la región, y el tercero es consolidar la zona como la más competitiva de América Latina.

El cuarto objetivo es posicionar a la región de una forma más atractiva, que se conozca y se identifique no sólo como la más competitiva sino como la región con menos pobreza, con más tecnología, convirtiéndose en un referente a nivel mundial.

El quinto objetivo es fortalecer la región como el centro logístico del país, y el sexto, potenciar la economía digital.