Durante el noveno mes del año, la creación de plazas aseguradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se frenó en la mayoría de las entidades afectadas por los sismos del pasado 7 y 19 de septiembre.

Estos eventos impactaron principalmente en el empleo formal, que debido a una desaceleración de la actividad comercial en algunas zonas afectadas, provocó esta merma, al menos de manera temporal, de espacios de trabajo, señalaron analistas.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en septiembre del año en curso generaron menos plazas mensuales, frente a igual mes del 2016, Puebla (de 3,426 a 3,043 espacios), Morelos (de 1,333 a 1,145), Estado de México (18,605 a 9,343), la capital del país (de 26,057 a 11,036) y Oaxaca (1,201 a 496).

Por su parte, Guerrero perdió 88 lugares en el mes de análisis. A nivel nacional, la relación fue la creación de 160,175 plazas mensuales frente a 136,051.

“Los sismos pudieron incidir en la generación de empleos, debido a que resultaron en un menor crecimiento y menor inversión privada, lo que repercutió en una creación de trabajos formales menos vigorosa, o incluso en una pérdida de los mismos”, destacó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic).

Comentó que en el Estado de México y en la capital el empleo temporal en este periodo se vino a la baja, particularmente en áreas donde la contratación depende de que haya actividad, como restaurantes y  tiendas.

En ese sentido, el coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey (CIEN), Héctor Magaña, agregó que las labores de rescate en varias zonas afectadas detuvieron la actividad comercial, pero, opinó, el efecto será más visible para octubre.

Aunque el trabajo temporal afectó en mayor medida, como resultado de los despidos de trabajadores en zonas donde se detuvieron las actividades comerciales, éste sería un efecto a corto plazo, pero una vez que se restablezca la operación de empresas y zonas dañadas, podría empezar a observarse un efecto contrario por la recuperación de la economía, enfatizó el especialista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Kristobal Meléndez.

Otra dinámica

Por el contrario, se observó en el periodo de referencia un mayor dinamismo en creación mensual de espacios formales en Chiapas y en Tlaxcala: de 90 asegurados más en el IMSS durante el 2016 a 396 en el 2017 en el primer estado, y de 812 a 818 en el segundo.

Para las cifras citadas, al stock de empleos de septiembre se le restó el de agosto, cuyo resultado es generación o pérdida de trabajos en el noveno mes.

El director del Idic expresó que aunque el incremento porcentual en la creación de empleos en Chiapas fue elevado, el número de espacios se mantuvo muy bajo para el tamaño de la población del estado, aunque sostuvo que sí pudo haber un ligero efecto por la contratación temporal derivada de las labores de reconstrucción.

En la economía chiapaneca se ha tratado de fomentar el turismo, lo cual fue uno de los factores que favoreció la creación de puestos de trabajo, no obstante, dijo, otra parte correspondió al efecto del sismo en la contratación temporal en el sector de construcción, refirió el coordinador del CIEN.

El analista del CIEP concluyó que en Chiapas el efecto del sismo fue distinto al de otras entidades como la capital del país o el Estado de México, ya que no existe un nivel tan elevado de formalidad, por lo que no hubo un impacto negativo relevante como en los otros referidos, y, por el contrario, fue positivo debido a la etapa de reconstrucción que requirió contratar más personal para dichas labores.

De las 32 entidades, Sinaloa obtuvo el primer lugar (19,104 empleos).