El secretario de Desarrollo Agropecuario del estado (Sedea), Manuel Valdés Rodríguez, reconoció que la sequía provocó que ganaderos locales sacrificaran su ganado, lo que se tradujo en una reducción de 50,000 reses.

En entrevista, destacó que los inventarios de ganado se redujeron en 20%, ya que muchos productores han recurrido a sacrificar su ganado ante la imposibilidad de darle de comer.

Estábamos hablando de 250,000 reses dedicadas a la engorda en potreros, pero aproximadamente 50,000 han disminuido a lo largo del año , admitió.

Esta semana concluirá la entrega de 40 millones de pesos a 24,000 productores de temporal afectados por la sequía, que significan 85% de los productores de la entidad.

Nunca es suficiente, los recursos que se destinen simplemente ayudan a mitigar la situación, las pérdidas son mucho mayores que cualquier apoyo que se pudiera dar , reconoció.

De acuerdo con el funcionario, otro punto desfavorable es el bajo almacenamiento de agua de las presas, que se reporta en 8% de su capacidad. Incluso, la Comisión Nacional del Agua indica que hay un total de 19% de almacenaje en las 33 presas del estado. Mientras que los captadores de agua de los municipios de Jalpan y Amealco reportan un mejor almacenamiento.

En Querétaro se han detectado cuatro presas vacías, ubicadas en los municipios de Querétaro, El Marqués, San Juan del Río y Pedro Escobedo; en estos dos últimos hay considerable número de ganaderos.

El gobierno estatal cuenta con 75 millones de pesos para enfrentar la sequía sin embargo, también solicitó se flexibilicen las reglas para acceder a los 34,000 millones de pesos que dispuso la Federación para las entidades.