La implementación de la zona libre y la estabilidad del tipo de cambio provocaron que la frontera norte del país presentara la menor inflación anual durante todo el 2019.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los precios al consumidor alcanzaron un crecimiento promedio anual de 2.28% en la frontera norte, el nivel más bajo en México y el menor aumento en los últimos cuatro años para la región.

De hecho, tres ciudades fronterizas registraron las menores tasas de inflación en todo el territorio nacional: Mexicali (1.12%), Ciudad Acuña (1.70%) y Ciudad Juárez (1.90 por ciento).

Entre los productos con las caídas más pronunciadas en los precios en el 2019 para la frontera norte, destacan naranja (11.59% promedio anual), pera (10.35%), televisores (8.37%), papa (7.41%), productos de higiene dental (6.95%), tomate verde (6.44%) y gas doméstico LP (5.64 por ciento).

Para el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz Gallegos, el principal factor de este comportamiento es la aplicación del programa de la zona libre en la frontera norte, el cual provocó que creciera el porcentaje de los ocupados que perciben menores ingresos y disminuyeran los trabajadores que reciben mejores salarios.

Este programa fue impulsado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y empezó su aplicación el 1° de enero del 2019 en los 43 municipios fronterizos con Estados Unidos, en los cuales se ofrecen beneficios como la reducción del pago del IVA a 8% y del ISR a 20%, la homologación del precio de los combustibles con los de la Unión Americana y el incremento al doble del salario mínimo (el año pasado fue de 176.72 pesos diarios y para el 2020, de 185.56 pesos).

“Hay un cambio de estrategia para la frontera norte en la de generación de empleo, es claro que se está privilegiando la creación de puestos laborales que pagan menos”, acotó el director del IDIC.

Precisó que cuando la población comienza a tener menores ingresos, la dinámica de consumo cambia, es decir, “la población adquiere menos productos, se ajusta y, por lo mismo, la inflación se estanca”.

“Esto provoca que la inflación esté bajo control, las familias comienzan a gastar menos o a ser más rigurosos. También debemos reconocer que el salario mínimo que se está pagando en el norte es mejor en comparación al resto del país, entre 40 y 50% arriba”, dijo.

Argumentos en contra

José Luis de la Cruz recordó que uno de los argumentos en contra de la creación de la zona libre era que provocaría un efecto inflacionario al alza, debido al aumento salarial, aunque se “desarrolló un comportamiento no esperado por autoridades y analistas”.

“Lo que siempre se discutía para la aplicación del programa era el aumento del salario mínimo. Sin embargo, no vimos un alza inflacionaria porque se dio un comportamiento inesperado, las empresas comenzaron a generar empleos con ingresos bajos y también se hicieron reducciones, ya no se crearon plazas con mejores sueldos”, puntualizó.

Según información del Inegi, al cierre del tercer trimestre del 2019, los mayores crecimientos anuales de los ocupados que ganan hasta 1 salario mínimo (máximo de 5,302 pesos mensuales en la frontera norte y 3,080 pesos en el resto del país) fueron en Baja California (201.9%), Chihuahua (153.9%), Tamaulipas (103.8), Sonora (85.6%) y Coahuila (49.7%), pertenecientes a la frontera.

En esta misma región también se registraron los mayores aumentos anuales de los ocupados que ganan de 1 hasta 2 salarios mínimos (tope de 10,603 pesos cada mes en zona libre y 6,161 pesos en el resto): Baja California (83.6%), Nuevo León (53.1%), Sonora y Coahuila (cada uno con 34.8 por ciento).

Esta dinámica en los estados norteños provino de una disminución de los ocupados que captan más de 5 salarios mínimos (26,508 pesos mensuales en zona libre y 15,402 pesos en el resto), lo que significa que hay menos gente que gana una alta remuneración.

Economía dolarizada

El coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Héctor Magaña Rodríguez, coincidió en que la menor inflación en la frontera norte fue la generación de más puestos laborales con menor retribución.

“Una menor inflación también tiene que ver con un menor consumo. Si las personas no cuentan con un nivel de ingresos adecuado, pueden optar por dejar de consumir ciertos bienes y servicios y, si esto se da de manera sostenida, pueden provocar una reducción en sus precios. Dado que en la región se presentó el mayor número de puestos laborales con menor retribución, esto pudo provocar un ajuste en los hábitos de consumo de la población y, con ello, colaborar a conseguir una menor inflación”, destacó.

Añadió que el tipo de cambio también influyó, debido a que en el 2019 registró estabilidad en comparación con el 2018 (máximo de 20.14 pesos por dólar el año pasado, frente a 20.89), cuya economía fronteriza está dolarizada, “los empresarios y los consumidores del norte del país dependen de esta dinámica”.

“Esto provoca que los costos por importación de insumos de producción sean más bajos y así, se consiga manufacturar productos a un precio menor para los consumidores finales. Si el tipo de cambio está por debajo de 19 pesos, surge la posibilidad de un impacto favorable en la inflación”, sostuvo.

Gasolina e impuestos

El vicepresidente del Colegio de Economistas de Sonora, Marco Antonio Córdova, señaló que otro de los factores que explica esta baja inflacionaria en la frontera norte es la caída del precio de la gasolina en la franja fronteriza.

Refirió que los combustibles son uno de los componentes que más marcan el índice de precios, debido a que la cotización de un producto depende de los medios de transporte.

“Un producto puede encarecerse porque depende de un medio de transporte, es decir, de su traslado. Por lo mismo, el precio del combustible también es una constante que delimita los precios de los productos. El año pasado en la frontera norte por el decreto de la zona libre se homologaron los precios del combustible con Estados Unidos”, manifestó.

El presidente del Colegio Estatal de Economistas de Baja California, Domingo Ramos Medina, enfatizó que estos resultados en la inflación para la frontera norte son positivos, debido a que en años pasados ésta era la región que registraba las mayores alzas.

Los expertos coincidieron en que la disminución de impuestos por la zona libre incidió en una baja inflación.

[email protected]