Puebla.- Ante la caída del 14.6% en la producción de maíz durante 2013, comparado con el 2012 cuando se cultivaron 48,055 toneladas, los campesinos de la entidad prevén que este año podría ser el doble de pérdidas por los frentes fríos que se presentan en este año.

Así lo da a conocer el presidente de la Confederación Nacional de Productores de Maíz de México, Efraín García Bello, quien comenta que las pérdidas en cultivos ocurrieron a consecuencia de los 292 fenómenos climatológicos –granizadas y heladas- que se presentaron el año pasado.

Comenta que habrán de hacer la solicitud para que se incrementen los apoyos por agricultor, ya que alrededor de 2,000 pesos por hectárea que les pagan cuando se declaran siniestradas no representa ni el 30% de lo que invierten.

De acuerdo al Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) la entidad poblana también tuvo una disminución en superficie cosecha en los primeros 11 meses del 2013, al registrarse 16.3% menos respecto a las 22,380 hectáreas del año anterior.

García Bello comenta que las granizadas y heladas atípicas afectaron a los maiceros, quienes en el caso de las lluvias intensas que generaron los meteoros Ingrid y Manuel en septiembre pasado, todavía no se liberan las indemnizaciones en su totalidad.

Refiere que en 2012 no se tuvieron contingencias climatológicas lo que permitió obtener buenas cosechas para el estado.

Expone que los campesinos apenas si recuperan el 50% de su inversión, lo cual desalienta a continuar sembrando maíz sino hay los apoyos suficientes en semilla mejorada y fertilizantes.

Menciona que de acuerdo a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la temporada de ondas gélidas continuarán hasta abril próximo, que en el caso de Puebla afecta a 103 de los 217 municipios, en los cuales es siempre el 40% de la producción.

El líder maicero reconoce que las pérdidas en dicho cultivo no se comparan a lo que Sinaloa, Veracruz y Tamaulipas sufrieron, pero que en el caso de esas entidades la ayuda llegó rápido, aunque igual las indemnizaciones serán a menos de la mitad que cada agricultor invierte .

Considera que el 2011 y 2013 han sido años atípicos en cuestiones climatológicas, lo cual no pueden prever productores y autoridades, pero que en el caso de los segundos deben entender que el maíz es el principal cultivo del estado, y por ello, se requieren mejores apoyos.