Puebla, Pue. Las franquicias estarían entre los sectores más vulnerables ante una posible tercera ola de Covid-19, lo que desataría más quiebras, al haber contabilizado en un año 350 bajas con 1,200 despidos y el panorama se complica para estos negocios, si no tienen acceso a financiamientos de la banca comercial para recapitalizarse, expuso Francisco Lobato Galindo, presidente de la Red Mexicana de Franquicias, con 1,200 socios.

Consideró que será inevitable el confinamiento si en las próximas dos semanas se da un repunte de contagios en la entidad, debido a las vacaciones de Semana Santa.

Indicó que los negocios no están preparados para otro cierre temporal y obligatorio, lo que traerá repercusiones económicas con la caída de ventas y despidos, situación que vivieron a finales de diciembre pasado y que propició “bajar cortinas” casi un mes.

“Los bancos se han cerrado a prestar dinero a negocios que son de alto riesgo, donde están consideradas las franquicias debido a que van al día en ventas, y los que no han podido abrir enfrentan una peor situación”, ahondó.

Comentó que algunos empresarios del sector han sido rechazados en más de dos ocasiones por los bancos al solicitar préstamos, buscando entre 50,000 y 100,000 pesos para reabrir o surtirse de mercancía, pese a estar limitados en las operaciones por la pandemia.

“Algunos dueños por más intenciones que tengan de seguir, no lo pueden hacer si las ventas están a 30% (…) por ello piden apoyos a fondo perdido a las autoridades estatales, para que no sucumban en esta crisis económica”, explicó.

Insistió que las franquicias con problemas graves sólo necesitan de una ayuda, pero depende de los gobernantes, quienes están conscientes de los riesgos de desempleo, pero “no entienden y muestran desinterés en contribuir a la reactivación económica”.

Venta de negocios

Lobato Galindo comentó que los dueños de franquicias prevén que para finales del primer semestre del año no mejorará la situación económica en el estado, y habrá quienes pongan a la venta sus negocios para buscar otro giro y pagar deudas o liquidar al personal.

Agregó que los dueños de negocios de servicios son quienes tienen más latente esa idea, porque son muy bajos los ingresos desde que inició la pandemia hace un año, estando expuestos más a la quiebra.

estados@eleconomista.mx