La Diputación Permanente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) urgió al Congreso de la Unión modificar el contenido de la reforma energética, y abrir la discusión para implementar medidas de carácter económico y fiscal.

Durante la sesión ordinaria, representantes de las fracciones parlamentarias se pronunciaron en contra del aumento en los precios de energéticos, por lo que exigieron al gobierno federal actuar de manera responsable, atender la demanda social y detener la liberalización del precio de la gasolina.

A través de un Punto de Acuerdo, el diputado Mauricio Toledo (PRD) realizó un exhorto al Ejecutivo local y al Congreso de la Unión a dar marcha atrás al aumento de la gasolina.

Esto significa revertir las medidas aprobadas y recuperar la conducción de la política petrolera para el estado mexicano pero, además, ayuda a que la economía de las familias mexicanas no siga siendo golpeada con el alza de precios , dijo.

El perredista Iván Texta Solís pidió retomar la propuesta de reforma energética de su bancada, basada en los siguientes ejes: cambio en el régimen fiscal, autonomía presupuestal, autonomía de gestión, fortalecer a la Secretaría de Energía y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos; tarifas, precios y subsidios de los combustibles y la electricidad.

También propone convertir el Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros en un organismo financiero y promueve la investigación, el desarrollo tecnológico, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo sustentable.

La diputada Vania Roxana Ávila, de Movimiento Ciudadano, adelantó que su partido, representado en el Congreso de la Unión, votará en contra de todas las medidas interpuestas en la Ley de Ingresos Federal 2017 relacionadas con el aumento en la gasolina.

En tanto, el diputado Raúl Antonio Flores García (PRD) indicó que el gravamen de la gasolina se debe en su totalidad a que, desde el año pasado, se importan los energéticos.

La diputada Elizabeth Mateos Hernández, del PRD, exhortó al Poder Legislativo Federal para convocar a una Conferencia Parlamentaria con la presencia de los 32 Congresos locales, a fin de encontrar consensos y soluciones ante el alza en el precio de los combustibles.

El diputado perredista Víctor Hugo Romo Guerra manifestó que si realmente se busca apoyar a la economía familiar de automovilistas, transportistas y miembros del transporte público concesionado, es necesario modificar el Reglamento de Tránsito y hacer frente a la inseguridad que ha afectado a micro, pequeños y medianos negocios.

ilse.becerril@eleconomista.mx