León, Gto.- Se formalizó la integración del Clúster Alimentos del estado de Guanajuato, en el que empresas como Lala y Danone se convertirán en las tractoras que iniciarán con la conformación de la cadena de proveeduría de éste.

La industria de los alimentos está conformada por cuatro sectores que forman parte del clúster: cárnicos, lácteos, congelados y conservas.

Con la integración jurídica del clúster se sumaron 17 empresas de la industria alimentos ubicadas en la entidad, entre las que destacan Grupo Industrial Lala, Danone de México, Mar Bran, Su Sazón, Empacadora Celaya y Unifoods, entre otras.

Entre los objetivos de la creación del clúster es tener un mapeo de la proveeduría local, generar eventos y encuentros de negocios a través de los cuales se acerquen las empresas tractoras con las locales, explicó Froylán Salas Navarro, director general de Cadenas Productivas de la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable.

El primer gran objetivo del clúster es integrar a empresas del mismo sector competidoras entre sí que colaboren, que compartan información valiosa para la integración de la cadena. La segunda parte, es encontrar esos eslabones como áreas de oportunidad e invitar a los empresarios a que hagan coinversiones para ir estructurando esos faltantes en esa cadena productiva

A diferencia del clúster automotriz que representan los directores generales, los Ceo's de las grandes empresas, aquí lo representan los dueños, eso es lo que a nosotros nos da una enorme confianza en la conformación, están los que toman las decisiones resaltó el funcionario.

Uno de los principales sectores integrados dentro del Clúster Alimentos y que representan una de las mayores oportunidades de negocios es el de lácteos, en el que se han identificado oportunidades por más de 6,247 millones de pesos.

En este sector tienen identificado que las empresas productoras de lácteos invierten en materias primas e insumos poco más de 4,500 millones de pesos, casi 250 millones en envases y otros 200 millones en reparaciones y refacciones, además de otros servicios como energía eléctrica, alquiler de bienes inmuebles, uso de combustibles y lubricantes.

El sector de lácteos según indicadores de la SDES se tiene registro de más de 150 empresas, generadoras de más de 6,000 empleos directos y, con un valor agregado censal bruto superior a los 7,300 millones de pesos.

La integración de la cadena de proveeduría en el sector alimentos permitiría aumentar la competitividad de la industria y con ello incrementar las ventas principalmente al exterior.

Martín Márquez, director general de la empresa Márquez Brothers International, con su marca El Mexicano, augura crecimientos del 20% al 30% en sus exportaciones de obtener las materias primas en la entidad.

Explica que en su rubro de producción de conservas como chiles jalapeños, maíz y frijol, muchos de los insumos los tienen que traer de otras regiones del país, lo que genera un mayor costo en su producción y el generar una cadena de proveeduría local implicaría incrementar sustancialmente su nivel de competitividad. Y con ello su producción y atención al cliente principalmente ubicado en los Estado Unidos. Actualmente exporta tres millones de cajas de latas de chiles, maíz y frijol anualmente.

La ventaja que tiene el clúster alimentos destaca Guillermo Romero Pacheco, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable (SDES), es que va desde los frescos, deshidratados y desarrollo de tecnologías para la conservación de la proteína de los alimentos para su venta.

El clúster de alimentos es el segundo exportador del Estado de Guanajuato, con más de 1,000 millones de dólares. Es de los tres clústeres que representan mayor número de empleos junto con el de cuero – calzado – proveeduría, y automotriz también .

Las empresas exportadoras que son atendidas desde la Coordinadora de Fomento al Comercio Exterior (Cofoce) del sector alimentos son 129, pero supera las tres centenas que envían al exterior sus productos. Entre los más importantes del alimentos son: brócoli, lechuga, bebidas alcohólicas como mezcal y tequila, además de productos con valor agregado como aderezos, aceites y ajonjolí preparados en diferentes formas.

Entre las estrategias que se impulsan está dirigido a las certificaciones en virtud de que cada mercado es muy particular, y es que cada país exige diferentes.

mfh