Fitch Ratings recortó un escalón la nota de Nuevo León de A- hasta BBB+ y la colocó en perspectiva negativa que, en términos de la agencia, significa que está en riesgo de una nueva degradación.

En un comunicado, analistas de la evaluadora financiera explicaron que esta acción resulta del mayor riesgo relativo por el elevado y creciente nivel de deuda, que ha venido presionando su sostenibilidad .

Anticipa, además, que el gasto generado por el pago de pensiones y jubilaciones a los trabajadores al servicio del estado continuará incrementándose en el mediano plazo, lo cual representa una presión para las finanzas estatales .

Esas obligaciones, agregó, han sido absorbidas por el estado a través de aportaciones extraordinarias. En el 2011 significó una erogación de 2,875 millones de pesos.

SERVICIO AL ALZA

Con base en las condiciones actuales de la deuda y los planes de financiamiento adicional, Fitch estimó que para el 2013, el servicio de la deuda superará la generación prevista del ahorro interno, lo que limitará el nivel de inversión de recursos estatales.

Esto motivará una alta dependencia de los ingresos federales para contrarrestar la no inversión del gobierno estatal y pondrá al gobierno de Nuevo León en la antesala de contratar nuevos financiamientos para completar posibles programas de inversión .

Al 30 de junio de este año, la deuda de largo plazo de Nuevo León, incluyendo los financiamientos del Instituto de Control Vehicular, ascendió a 27,450.2 millones de pesos, lo cual es equivalente a 168% de las participaciones federales que recibirá durante este año, externó la calificadora.

[email protected]