Fitch Ratings emitió siete acciones de calificación: mejoró las notas crediticias de los municipios de Valle de Bravo —“A+(mex)”, perspectiva Estable—, Axapusco —“BBB(mex)”, perspectiva Estable—, Capulhuac —“BB- (mex)”, perspectiva Estable—, los tres del Estado de México, y de Guasave en Sinaloa —“BBB-(mex)”, perspectiva Estable.

Las otras tres calificaciones fueron ratificación: el estado de Sonora —“A-(mex)”, perspectiva Estable— y los municipios de Texcoco —“BBB(mex)”, perspectiva Estable— y Atlacomulco —“BBB(mex)”, perspectiva Estable—, ambos del Estado de México.

La acción de calificación es resultado de la evaluación de los gobiernos locales y regionales bajo la nueva Metodología de Calificación de Gobiernos Locales y Regionales Internacionales, en la cual los factores clave de riesgo (son seis) únicamente pueden ser clasificados en un rango medio o más débil.

La calificación de Valle de Bravo considera una razón de repago de la deuda y cobertura del servicio de la deuda que da un puntaje combinado de “aa” en la sostenibilidad de deuda, así como un perfil de riesgo de rango más débil: en rango medio se ubicaron solidez de los ingresos, solidez de los pasivos y la liquidez y flexibilidad de los pasivos y la liquidez, mientras en más débil se colocaron adaptabilidad de los ingresos, sostenibilidad de los gastos y adaptabilidad de los gastos.

En Axapusco se considera una razón de repago de la deuda y cobertura del servicio de la deuda que da un puntaje combinado de “aa” en la sostenibilidad de deuda, así como un perfil de riesgo más débil, rango donde se presentaron los factores de adaptabilidad de los ingresos, adaptabilidad de los gastos, solidez de los pasivos y la liquidez y flexibilidad de los pasivos y la liquidez.

Para Capulhuac, el puntaje de la sostenibilidad de deuda fue de “b”, y el perfil de riesgo, más débil, producto de que sólo solidez de los ingresos estuvo en el rango medio.

Guasave mostró un puntaje de “aa” en la sostenibilidad de deuda y un perfil de riesgo más débil, como consecuencia de que únicamente los factores solidez de los ingresos y solidez de los pasivos y la liquidez se posicionaron en medio.

Las tres calificaciones ratificadas, Sonora, Atlacomulco y Texcoco, mostraron un puntaje de “aa” en la sostenibilidad de deuda, así como un perfil de riesgo de rango más débil.

[email protected]