Fitch Ratings subió a “BBB+(mex)” desde “BBB(mex)” la calificación a la calidad crediticia del estado de Nayarit; la perspectiva es Estable.

El aumento en la calificación de Nayarit se fundamenta en la mejora sensible en la generación de ahorro interno en los últimos tres años, particularmente durante el 2017, así como en las métricas adecuadas de apalancamiento y sostenibilidad observadas y esperadas frente a sus pares en la misma categoría de calificación, señala la agencia en un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

En los últimos cinco años, añade, Nayarit reportó un nivel de endeudamiento moderado, de acuerdo con la metodología de Fitch.

Además, a partir del fortalecimiento en el desempeño fiscal, en el 2017 el servicio de la deuda representó menos de 50% del ahorro interno, nivel más bajo del periodo 2013-2017.

Las limitantes principales de la calificación de Nayarit son su dependencia alta de ingresos federales, que es mayor a la mediana del grupo de estados calificados por Fitch y a sus pares, sus niveles bajos de inversión y la posición de liquidez débil.

Aun cuando la entidad reporta una rotación del pasivo circulante adecuada, el nivel de efectivo al cierre de cada ejercicio sigue siendo muy limitado, acota la calificadora.

Para hacer frente a las presiones de liquidez, Nayarit contrató créditos de corto plazo de manera recurrente, dentro de los límites fijados por la Ley de Disciplina Financiera.

Fitch considera que la deuda y otros pasivos de largo plazo de Nayarit es un factor neutral, con tendencia estable. Los indicadores de apalancamiento y sostenibilidad han mejorado consistentemente en los últimos cinco años.

Al cierre del 2017, la deuda directa de largo plazo se ubicó en 4,716.8 millones de pesos, equivalente a 0.62 veces sus ingresos fiscales ordinarios y 3.78 veces el ahorro interno, indicadores de apalancamiento en rango moderado de acuerdo con la metodología de la agencia.

Además, es el nivel más bajo del periodo estudiado y compara favorablemente con la mediana de sus pares en la misma categoría de calificación.

En cuanto a la sostenibilidad, el servicio de la deuda bajó a 39.5% del ahorro interno en el 2017, desde 62.4% en el 2016.

Neutral

Fitch considera que el desempeño fiscal de Nayarit es neutral, con tendencia estable. Pese a una disminución de 6.5% en impuestos y derechos (reemplacamiento en el 2016), en el 2017 los ingresos propios aumentaron 19.9%, impulsados principalmente por un incremento de 377.6 millones de pesos en aprovechamientos.

Las participaciones estatales y el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas aumentaron 10.9%, por lo que los ingresos fiscales ordinarios crecieron 12.6 por ciento.