Fitch Ratings subió la calificación de la calidad crediticia del municipio de Melchor Ocampo, Estado de México, a “BBB+(mex)” desde “BBB (mex)”. La perspectiva se mantiene Estable.

Lo anterior se fundamenta en un “fortalecimiento de la posición de liquidez y una reducción de sus pasivos no bancarios. Además, Melchor Ocampo presenta una flexibilidad financiera fuerte, reflejada en márgenes operativos que representan más de 15% de sus ingresos disponibles en los últimos tres años”.

También presenta un nivel de endeudamiento bajo e indicadores de apalancamiento y sostenibilidad de la deuda en línea con sus pares de calificación.

En el 2018 los ingresos totales de la entidad sumaron 244.2 millones de pesos, de los cuales 19.5% fueron ingresos propios, indicador que compara negativamente con la mediana del Grupo de Municipios Calificados por Fitch.

No obstante, la recaudación propia presentó un crecimiento de 18.9% respecto al 2017.

“El Impuesto sobre la Adquisición de Inmuebles incrementó 115.3% gracias a la venta de un terreno grande. De igual manera, los derechos por agua incrementaron 37.6%, además, la administración está llevando a cabo medidas para fortalecer la recaudación propia”, explicó Fitch.

Mientras tanto, las participaciones incrementaron 12.9%, por lo que los Ingresos Fiscales Ordinarios totalizaron 169.1 millones de pesos.

Éstos presentan un incremento constante en el periodo de análisis, con una tasa media anual de crecimiento de 8.4% y un crecimiento anual de 15.3 por ciento.

Sostenibilidad de la deuda

Fitch Ratings cambió el factor de la deuda de débil a neutral debido a una mejora en las métricas de liquidez, aunado a la reducción del adeudo con el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios y los indicadores adecuados de apalancamiento y sostenibilidad de la deuda.

“Melchor Ocampo mantiene un nivel de endeudamiento bajo. La deuda directa está conformada por un crédito contratado con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos a través del Programa Especial de Apoyo Financiero del Fondo Estatal de Fortalecimiento Municipal por un monto inicial de 58.0 millones de pesos”, precisó la agencia.

Asimismo, en el 2018, el saldo insoluto del financiamiento fue de 52.6 millones de pesos y representó 0.31 veces los ingresos disponibles.

Además, añadió, los indicadores proyectados de sostenibilidad de la deuda están en línea con los de sus pares de calificación.

La calificadora incluyó en el reporte que las obligaciones no bancarias registradas del municipio se redujeron, del 31 de diciembre del 2018 se reportó un pasivo circulante por 45.3 millones de pesos.

[email protected]