La mejora en la flexibilidad financiera de los últimos dos años de Benito Juárez (Cancún), Quintana Roo, así como un fortalecimiento en su posición de liquidez provocaron que Fitch Ratings cambiara la perspectiva crediticia del municipio a Positiva desde Estable. Asimismo, ratificó la calificación en “A-(mex)”.

“Cancún logró generar un nivel de ahorro interno mayor como consecuencia de un incremento en su recaudación, así como por su capacidad para contener el gasto. También su liquidez se fortalece derivado de una disponibilidad mayor de recursos en caja y una disminución del pasivo no bancario”, afirmó la agencia a través de un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Por su parte, la calificación refleja fortalezas tales como una generación de ingresos propios alta que se basa en una economía fuerte, así como un manejo prudente de la política de endeudamiento bancario de corto y largo plazos que se refleja en un nivel bajo, deuda bancaria mayormente cubierta ante variaciones al alza en la tasa de referencia, posición destacada a nivel nacional e internacional como centro turístico, lo que ha permitido la realización de inversión privada relevante en el municipio y flexibilidad financiera alta con balances primarios superavitarios.

“En contraste, la calidad crediticia está limitada por una rotación baja del pasivo no bancario, inversión pública baja y demanda alta de infraestructura y prestación de servicios públicos”, detalló la calificadora.

Fitch clasificó el factor deuda y liquidez de Cancún con estatus neutral con tendencia estable. Al cierre del 2018, el municipio registró un saldo de deuda bancaria de 1,095.2 millones de pesos que equivale a 0.30 veces los ingresos disponibles. La administración nueva, que tomó posesión en el 2018, no consideró endeudamiento adicional en su presupuesto del 2019 y no tiene planes de hacerlo.

“Aunque sí cuenta con autorización otorgada por el Congreso local y su cabildo para el refinanciamiento de su deuda pública. El refinanciamiento está en proceso y buscarán mediante licitación condiciones crediticias mejores”, se lee en el reporte.

La calificadora mencionó que la administración municipal saliente adquirió obligaciones financieras multianuales no bancarias a través de la concesión del servicio de alumbrado público que implicó la renovación de 52,000 luminarias. La concesión se autorizó por Congreso y cabildo a un plazo de 15 años.

Sobre la liquidez, Fitch consideró que Benito Juárez presenta una posición mejorada. Al cierre del 2018, el pasivo circulante, sin considerar el componente de ingresos cobrados por adelantado, ascendió a 691 millones de pesos, inferior al reportado en el 2017 (761 millones).

Con fuerza

En desempeño presupuestal, la calificadora evalúa a Cancún con un estatus neutral y modifica la tendencia a positiva desde estable. El año pasado, Benito Juárez mejoró su flexibilidad financiera por cuarto año consecutivo.

Después del deterioro del ahorro interno en el 2014, el nivel de este indicador pasó de 11.1 a 22.8%, resultado que ha sido por un fortalecimiento continuo en los ingresos y un gasto controlado. Para el 2019, se esperaría un nivel de ahorro interno de 10 por ciento.

El municipio tiene una economía concentrada en el sector terciario, que destaca por una importante infraestructura hotelera, además constituye el destino de playa más importante a nivel nacional.

[email protected]