Puebla, Pue. Las empresas que tienen a su cargo la reconstrucción de hospitales, iglesias, edificios de oficinas y escuelas, tras el sismo del 19 de septiembre en Puebla, son foráneas debido a que cumplieron con los requisitos establecidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, explicó el titular de Desarrollo Social estatal, Gerardo Islas Maldonado.

El funcionario abundó que son 20 las constructoras que realizan los trabajos desde diciembre pasado.

Aunque no detalló cuántas obras son las que hacen las foráneas, sostuvo que van en tiempo conforme al que se marcó en el calendario de trabajo para que finalicen durante el primer trimestre del 2018, ya que fue un compromiso del gobierno estatal.

Islas Maldonado insistió que la contratación de constructoras provenientes de otros estados no fue una situación de la administración que encabeza Antonio Gali Fayad, pero verificaron la capacidad de cumplimiento y calidad en sus obras anteriores.

recuento

El sismo dañó 1,614 escuelas, de las cuales 10% fueron pérdida total, en las que se invierten 1,900 millones de pesos para repararlas o reconstruirlas. en el sector salud resultaron afectados 14 hospitales y 82 centros de salud, para lo que se destinaron en total 190 millones.

Respecto a templos religiosos fueron 465 afectados; de esta cifra, 123 presentaron un daño mayor, cuyo costo estimado para ser intervenidos es de 2,000 millones de pesos.

En el caso de viviendas catalogadas como pérdida total, el secretario estatal refirió que a más de cuatro meses del sismo, en Puebla hay avance de 57% en 5,638 en rojo.

Comentó que en las 3,213 unidades donde se tienen avances, 1,271 son a través de las agencias productoras de viviendas, mientras que las otras, por medio del esquema de autoconstrucción.

Sobre las que sufrieron daño parcial, que son 22,707 casas, Islas Maldonado destacó que ya se entregaron a todos los beneficiarios las tarjetas del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros para los trabajos de rehabilitación, aunque no precisó el porcentaje de avance de las mismas.

Por su parte, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, José Antonio Hernández González, explicó que fue una cuestión de precio por lo que no lograron un acuerdo con los socios interesados en ser partícipes de la reconstrucción.

miguel.hernandez@eleconomista.mx