La edición 14 del Festival Internacional del Globo (FIG) atrajo la asistencia de unas 500,000 personas, muchas de ellas de estados como Querétaro, Jalisco, Nuevo León, Aguascalientes, San Luis Potosí, así como del Distrito Federal y del extranjero, por lo que las 5,000 habitaciones que ofrece la ciudad, fueron insuficientes.

De acuerdo con los organizadores, este festival, que nació en 2002 con la participación de 27 globos, se coloca ya como uno de los tres más importantes en el mundo, gracias a las condiciones del lugar.

Tan sólo en 2014 reunió 200 globos aerostáticos con pilotos de más de 15 países, 405,000 visitantes y una derrama económica de 500 millones 622,593 pesos.

Para este año, dejará una derrama de 700 millones de pesos, aproximadamente, señala la directora general del evento, Escandra Salim Alle, así como una ocupación hotelera del 100% en la zona.

De acuerdo con el presidente municipal, Héctor López Santillana, el 60% de los asistentes al festival son de otros estados, quienes desde el jueves llegaron a León para ver los 200 globos que surcaron los cielos del Bajío.

Los globos aerostáticos están hechos de material sintético impermeable como nylon o poliéster, porque resisten las altas temperaturas del aire caliente del interior.

De acuerdo con Sergio, piloto de Quetzal, un globo de rectángulos azules, verdes y amarillos que cruza imponente un cielo completamente azul, León ofrece un excelente clima para volar.

Señala que el vuelo debe iniciar alrededor de las 06:00 de la mañana, pues a medida que el sol comienza a calentar la tierra, se dificulta mantener la operación de estos enormes globos.

Sergio, quien también ofrece vuelos en la zona arqueológica de Teotihuacán, en el Estado de México, destaca que la tecnología ha ayudado a fortalecer la seguridad y comodidad de los vuelos con la incorporación de GPS, mapas, y un radio de comunicación.

Tres zonas para acampar, 700 baños y cinco estacionamientos en el Parque Metropolitano, la orientación de policías y jóvenes a los visitantes, así como la preventa de boletos, fueron algunas medidas que tomaron los organizadores para mejorar la calidad del evento que finalizó este lunes.

Los visitantes también aprovecharon el Buen Fin para visitar las zapaterías y tiendas de artículos de piel y bolsas, para llevarse algo de León, la capital mundial de la piel y del calzado.

mfh