El equipo técnico del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) consideró que no hay elementos por los que se deba postergar la fecha de entrega de propuestas técnicas y económicas de la licitación para realizar la ingeniería básica del Tren Maya (como lo han pedido varias empresas) y el próximo lunes se recibirá la información, aseguró su director, Rogelio Jiménez Pons.

“Estoy dejando que los profesionales, los técnicos, sean los que resuelven ese tema y, por supuesto, las decisiones que se tomen las tengo que autorizar e informar con toda transparencia. El tren sigue su curso como está planeado”, comentó en entrevista.

Debido a la cantidad de preguntas que hicieron las 112 empresas interesadas, el 12 de junio pasado, Fonatur modificó el calendario de la licitación. Originalmente el 5 de julio se debían entregar las propuestas y el fallo estaría listo para el 22 de julio. Con el ajuste, la entrega es el 29 de julio y el fallo se dará a conocer el 9 de agosto.

Entre la información que se entregó a las firmas en el último mes está la modificación al trazo, al desviar el tren de Valladolid a Tulum, conectando desde el segundo punto a Cancún con una vía doble.

En el acta de la última junta de aclaraciones, celebrada el pasado 19 de julio (donde aún se hace mención de 232 nuevas preguntas), Paccsa Ingeniería pide 10 días hábiles más para “preparar mejor y más racionalmente la documentación” y argumenta que las más de 1,000 preguntas formuladas en las primeras dos juntas hablan de la complejidad del proyecto.

IDOM Ingeniería solicitó un incremento de plazo para la entrega de la oferta de al menos un mes; Cal y Mayor y Asociados refirió que dado el número de modificaciones y precisiones realizadas a la convocatoria y sus alcances piden “atentamente” que se prorrogue la fecha de entrega de ofertas en cuando menos dos semanas y Dirac sugirió una ampliación de cuatro semanas posteriores a la fecha establecida.

Por su parte, Currie & Brown México ofrece más detalles: “Derivado de los cambios sustanciales a las bases de licitación, modelo de contrato, entrega de información, requerimientos técnicos del servicio, integración de la propuesta técnica (...) solicitamos a la entidad contratante sea considerado un plazo de cuatro semanas a partir de la fecha prevista para la presentación y apertura de propuestas, el 29 de julio del 2019”.

Las 28 estaciones, una posibilidad

El pasado 14 de julio, Fonatur hizo pública una nueva descripción del Tren Maya, donde refiere que las entidades de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo estarán enlazadas a través de 1,452 kilómetros aproximadamente de vías férreas, y que se prevé el traslado de pasajeros y carga a lo largo de, a priori, siete tramos que comunicarán los principales centros turísticos de la región (se prevén 28 estaciones) a una velocidad máxima aproximada de 160 kilómetros por hora en el caso de pasajeros.

“Hay que aclarar que pueden ser hasta 28 las estaciones. Pienso que nosotros haremos unas 18, pero Steer Davies Gleave (firma inglesa que asesora en la elaboración del programa maestro y el trazo) señala que hay esa posibilidad de tener más. Vamos a ver cuáles están en condiciones de hacerse realmente. Yo creo quedará entre 15 y 18, además hay que ver si altera el presupuesto que tenemos”, comentó Jiménez Pons.

“También habrá laderos y paraderos breves que no son terminales formales, pero ayudarán en la operación. Se irá determinando esa información, es una maduración como la que todo proyecto de infraestructura lleva. Haremos las terminales que se puedan”, añadió.

Gobierno de Quintana Roo aportará terrenos para trasladar asentamiento irregular

Cancún, QR. Los terrenos donde se trasladará a las casi 600 familias que habitan el asentamiento irregular de Las Torres en Playa del Carmen serán aportados por el gobierno del estado.

Dicho asentamiento se encuentra justo en el trazo del Tren Maya, debajo de las torres de alta tensión de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Eduardo Ortiz Jasso, titular de la Agencia de Proyectos Estratégicos de Quintana Roo, confirmó que se decidió aportar dos terrenos de 5 hectáreas cada uno, como contribución del gobierno de Quintana Roo al proyecto férreo del gobierno federal.

“Presentamos en México dos polígonos de 5 hectáreas cada uno, 10 hectáreas en total, para su evaluación. Tuvimos reuniones con la Comisión Nacional de Vivienda y el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur); después de esas reuniones hicimos un recorrido con el secretario Román Meyer, titular de la Sedatu (Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano), y estuvieron de acuerdo en que fueran esos terrenos”, dijo.

Aún resta por definir la figura mediante la cual se integrarán dichos polígonos al programa de vivienda del gobierno federal.

“Estamos viendo si los donamos o lo hacemos de manera conjunta, ése es un tema jurídico interno; el punto es que ya están definidos ambos polígonos y se van a poner a disposición para estos proyectos como parte de los acuerdos que tenemos con la federación para el proyecto del Tren Maya”, explicó Ortiz Jasso.

Dichos terrenos resultaron los idóneos en términos de ubicación y factibilidad de ser dotados de todos los servicios básicos, ya que parte del compromiso con las familias que serán beneficiadas era que se les otorgarían espacios dignos.

Además, tenían que ser amplios para albergar a los cerca de 2,600 habitantes que actualmente ocupan el asentamiento conocido como Las Torres, el cual está comprendido por un aproximado de 600 lotes irregulares, que se extienden a lo largo de 10 kilómetros debajo de las líneas de alta tensión de la CFE en Playa del Carmen, por donde está anunciado el paso de la vía del Tren Maya.

Cooperativa

En entrevista previa, Rogelio Jiménez Pons, director general del Fonatur, explicó que se decidió no entregarles vivienda ya terminada a las familias beneficiadas como estaba planeado en un principio, por los elevados costos que suponía; en cambio, se les proporcionarán sólo los lotes para que de manera inmediata sean poseedores de un patrimonio, con todos los servicios básicos, es decir, drenaje, agua y suministro eléctrico.

“Algo muy importante que nosotros propusimos: otorgarles lotes de mínimo 100 metros cuadrados para que esa gente lo primero que tenga sea una propiedad”, indicó.

Para ser beneficiarios de los terrenos, se les solicitará quedar inscritos en una cooperativa, que será la figura jurídica a través de la cual se gestionarán los mejores precios de mercado para la construcción de las viviendas, la cuales serán pagadas con las aportaciones de los mismos beneficiarios.

“Te inscribes y automáticamente tienes que entrar en una cooperativa de construcción para que la obra que se levante sea al mejor precio posible, para eso es la cooperativa, para que se obtengan los mejores precios”, expuso.

Jiménez Pons señaló que un caso similar ya se llevó a cabo en las comunidades de El Espejo, en Tabasco. (Jesús Vázquez)

[email protected]