Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), del total de tierra que hay en el estado, se utilizan 168,755 hectáreas para trabajos de agricultura, de éstas 35,000 son tierras marginales. Ante esto Manuel Valdés Hernández, secretario de Desarrollo Agropecuario (SEDEA), reconoció que Querétaro no es un estado limitado para el desarrollo de la producción agrícola.

El factor limitante que tenemos en el estado es el agua, es un estado que tiene una altura del nivel del mar muy elevada, no tenemos ríos importantes a diferencia de otros estados, no tenemos posibilidades de hacer presas. Eso es lo que limita la producción , dijo.

El secretario indicó que la razón de que existan 35,000 hectáreas marginadas, se debe a que son tierras que se abren a cultivos en lomeríos con pendientes muy elevadas y que no son aptas para la agricultura, además, dijo esto genera que sólo se tengan producciones de 300 kilos. Debido a esto se prefiere cambiar el uso de suelo.

Son cuestiones económicas, tampoco es rentable estar produciendo cultivos como frijoles o maíz en terrenos que tienen un alto valor, finalmente todo es un negocio, por ejemplo, el costo de la inversión de mantener un rancho al lado de la Pirámide del pueblito podría ser alto .

El secretario agregó que en este año se tuvo un incremento inesperado respecto a la producción de la cebada, pues de mil hectáreas que se trabajan, durante el 2010 y el primer cuatrimestre del 2011 se tiene trabajando 3 mil.