Monterrey, NL. Ante la escasez de semiconductores, acero, cobre y la baja capacidad de transporte marítimo proveniente de Asia, cuyo valor se ha incrementado de 2 a 5 veces, hay dos opciones: instalar una fábrica de chips, o aprovechar el T-MEC para producir más autopartes por cada automóvil, comentó Manuel Montoya Ortega, presidente de la Red Nacional de Clústeres de la Industria Automotriz y director del Clúster Automotriz de Nuevo León.

Durante su conferencia inaugural en Proveedor Automotriz, Montoya Ortega comentó que los 11 Clústeres Automotrices, que representan a más y más de 600 empresas en el país, consideran que la otra cara de la moneda, es que el sector va a producir más autopartes por automóvil gracias al T-MEC.

Destacó que el 37% de las importaciones de autopartes de Estados Unidos, proviene de México, 12% de China, 11% de Canadá y 11% de Japón, “esto hizo que la negociación del T-MEC tomara otro rumbo”.

De ahí surgieron las reglas de origen, una de ellas, es que el contenido nacional tendrá que aumentar de 62.5% a 75% para que un automóvil sea considerado como hecho en la región de Norteamérica, "son 12.5% de producción que vendrá de Europa y Asia, para instalarse en la región y cumplir con ello", enfatizó el directivo.

Por ello, el Clúster Automotriz de Nuevo León considera importante desarrollar a proveedores de segundo nivel en estampado, inyección de plástico, invertir y buscar a otros jugadores.

Por ejemplo, la regiomontana Cuprum hacía escaleras de aluminio y decidió suministrar a la industria aluminio extruido; el otro ejemplo es 7 Leguas de la región de la Laguna, fabricante de jeans, quien decidió producir piezas de aluminio fundido, ahora es un negocio de 20 millones de dólares, destacó Manuel Montoya.

Por ello, durante el evento de Proveedor Automotriz, que se realiza de manera virtual del 23 al 25 de noviembre, en el encuentro de negocios se reunirán más de 50 empresas compradoras con potenciales proveedores Tier2, para solicitar proveeduría especializada de plásticos, aluminio, fundición, forja, maquinados, tratamientos térmicos, estampados, aceros, tratamientos superficiales, tubería y electrónicos.

No se producen chips

En México no se ha instalado una fábrica de semiconductores, porque no es tan sencillo y las armadoras no tenían prevista esta escasez derivada de la pandemia.

De acuerdo con los datos de McKinsey & Company, una planta de semiconductores tiene un costo de 5 billones de dólares en adelante. Montoya estimó que su instalación tardaría más de 24 meses.

“Lo que está pasando es que hay disrupciones en la cadena de suministro en todo el mundo, hay falta de microprocesadores así como de otros materiales: resinas, acero, cobre, además de una escasez de contenedores para transportar mercancías, especialmente de Asia a México, hemos visto en la región noreste, los costos de un contenedor han aumentado de 2 a 5 veces”.

“También nos afecta la guerra entre Estados Unidos y China, aunque nos va a favorecer en otros sentidos (por la relocalización de empresas en la región de Norteamérica), en cuanto a suministro hay una afectación a toda la cadena de suministro, un grupo de empresas nuestras se ha visto afectado con el paro de las plantas por falta de chips, y las plantas le han pedido a sus clientes algunos suministros que han aumentado”.

Tal vez, el sector no sea una prioridad para los fabricantes de chips. La distribución de los microprocesadores, 32% van a las computadoras, 31.2% va a equipos de Comunicaciones, 12% a otras industrias y productos de consumo, como videojuegos, electrodomésticos y sólo 11.4% va al sector automotriz, de acuerdo con datos de Estadísticas del Comercio Mundial de Semiconductores de 2021.

 “Si la capacidad para producir los chips es limitada, es evidente que los fabricantes se van a dedicar a aquéllas industrias que les sean más rentables”, argumentó Montoya Ortega.

Entre enero y agosto de 2021, la producción de vehículos ligeros en México fue de 2.3 millones de unidades, lo que representa un incremento de 6.44% en comparación con el mismo periodo del año pasado.