Querétaro, Qro. La fabricación de equipo de transporte reportó la caída más significativa en el valor de producción durante los meses de abril y mayo, en el marco de los primeros impactos de la pandemia.

Tan sólo en el acumulado de enero a julio, el valor de producción de esta rama acumuló 37,778 millones de pesos, es decir una caída de 27% frente al mismo periodo del año anterior, cuando el valor de esta manufactura ascendió a 51,726 millones.

Durante el primer trimestre del año, el valor promedio mensual rondó por arriba de los 7,000 millones de pesos; sin embargo, en abril descendió a un valor de 950,524 millones, una caída anual de 86.5 por ciento.

En mayo nuevamente se reportó un menor valor de 1,547 millones de pesos, que representa una reducción anual de 80.5 por ciento. En junio y julio se reportó una mejoría significativa en el valor de producción, recobrando niveles cercanos a los de inicio de año.

El valor de las ventas por fabricación de equipo de transporte tuvo un comportamiento semejante al de la producción, sumando un valor de 37,402 millones en el lapso enero-julio de este año, 25.6% por debajo del mismo periodo del 2019, cuando ascendió a 50,277 millones.

Avanza Industria automotriz

Tras el reinicio de actividades industriales -a partir del 1 de junio- la vertiente automotriz ha retomado paulatinamente sus niveles de producción, principalmente a partir de julio comenzó la recuperación de fabricación de automóviles en el mundo, refirió el presidente del Clúster Automotriz de Querétaro, Renato Villaseñor.

Hasta agosto, las empresas automotrices del estado, principalmente de autopartes, se mantuvieron en promedio a 70% de sus capacidades de producción, estimando que al cierre de año pudieran avanzar a 80%, de acuerdo con estimaciones del clúster; previendo que sea hasta posterior del año 2023 cuando la industria pueda retomar niveles productivos semejantes a los que se tenían hasta antes de la emergencia sanitaria.

Apuestan en favor de proveeduría local

En este contexto, las pequeñas empresas industriales gestan estrategias para tener una mayor participación en las cadenas de suministro automotriz, tanto en la proveeduría directa, como en la indirecta.

Con esta finalidad, la Asociación de Mipymes Industriales de Querétaro (Amiqro) y el Clúster Automotriz del estado alistan estrategias para incidir en fortalecer las capacidades regionales de proveeduría, fomentar el mercado interno, entre otras líneas de acción, informó el presidente de la Amiqro, José Luis Cámara Gil.

En una reunión conjunta, los representantes de ambos sectores plantearon trabajar en el desarrollo de estrategias para aumentar las capacidades de las empresas e incidir en la proveeduría local.

Actualmente, entre las 275 socias de Amiqro, 75% son proveedores de autopartes para la industria automotriz.

Ante el impacto de la pandemia por Covid-19 en el sector automotriz a nivel global, se espera que la producción mexicana recupere su nivel de fabricación del 2019 (de 3.9 millones de vehículos) hacia el año 2024; para los primeros meses posteriores a la reactivación, se pronostica que alcance un ritmo de producción similar a lo registrado antes del freno de la producción, de acuerdo con los pronósticos de la firma Deloitte.

estados@eleconomista.mx