Guadalajara, Jal. Ante la falta de apoyos del gobierno federal para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) afectadas por la pandemia de Covid-19, el Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce) de Occidente ve un “gran potencial” en el Tratado    entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) que entrará en vigor el próximo 1 de julio.

“Porque en México ha sido prácticamente nulo el apoyo del gobierno federal para la protección de los empleos y las fuentes de trabajo y la reactivación económica. En Estados Unidos, a pesar de que van a tener problemas para la reactivación económica, le están dedicando una cantidad monstruosa de recursos y nosotros queremos ser parte de esa reactivación con las exportaciones al vecino país del norte”, dijo a El Economista el presidente de Comce de Occidente, Miguel Ángel Landeros Volquarts.

El dirigente de los exportadores en la región destacó que actualmente se discute la posibilidad de diferir la entrada en vigor del tratado en la parte automotriz, pero en la parte agroalimentaria y agroindustrial el T-MEC podría representar una oportunidad de recuperación para las empresas exportadoras, afectadas por la crisis económica originada por la pandemia del Covid-19.

“Las cadenas de valor de México son muy importantes porque su proceso incide en las propias cadenas de valor de Estados Unidos. Entonces, es peligrosísimo que México no esté a la altura de las circunstancias y no atienda las llamadas muy claras por parte de los norteamericanos, e inclusive de algunos otros países como Alemania en la certeza que debe haber de que México tiene que empezar a determinar como esenciales industrias que son alimentadoras de la cadena de valor”, precisó.

Señales

El presidente de Comce de Occidente destacó la importancia de evitar el daño a las cadenas de valor para no salir del tratado comercial trilateral.

“Es increíble que la señal que se mande por parte del gobierno federal no sea de certidumbre, sino más bien de lo contrario”, indicó Landeros.

[email protected]