Guadalajara, Jal. En México podría desaparecer el 70% de las empresas, principalmente micro, pequeñas y medianas (mipymes) si no hay un programa de apoyo por parte del gobierno federal y lejos de eso, el presidente Andrés Manuel López Obrador, insiste en proyectos de infraestructura “inviables” para el país, dijo a El Economista, el presidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce) de Occidente, Miguel Ángel Landeros.

“Con asombro e incredulidad, no solamente escuché que habló de continuar con proyectos en un momento de crisis de salud y económica que son totalmente inútiles para el país. A partir de ahí, la estrategia, considero, a todas luces va a ser insuficiente”, afirmó el también vicepresidente nacional de los exportadores.

“(El presidente) decide continuar con la obra pública como eje para impulsar la economía, pero no habló de estímulos fiscales para la iniciativa privada que no solamente son las grandes empresas, sino las micro, pequeñas y medianas como se le solicitó. Lo único que mencionó fue devolver el IVA rápido, pero sin aclarar ningún mecanismo”, subrayó Landeros Volquarts.

“De diferir los impuestos no se habló completamente nada y en estos momentos, ese es uno de los principales temas que le daría oxígeno a las empresas en el país para atravesar este período largo que no sabemos cuánto va a durar”, dijo el presidente de Comce.

El dirigente de los exportadores citó el ejemplo de Estados Unidos donde, antes de la pandemia por Covid-19 había un desempleo de 3% y tras la contingencia, ahora asciende a 10 por ciento.

“Se espera que después de tres paquetes ya autorizados por el gobierno de Estados Unidos de trillones de dólares, se pierdan de cualquier forma, 20% de las empresas con todo y el paquete de rescate de Estados Unidos. En México podríamos perder hasta 70% de las empresas”, subrayó el empresario.

Landeros Volquarts añadió que ante la falta de un programa de apoyos fiscales,  las empresas que logren sobrevivir enfrentarán una contracción económica severa y no tendrán recursos siquiera para el pago de impuestos.

En tanto, dijo, que los dos millones de empleos que ofreció el presidente serán temporales, la mayoría en el sector de la construcción, mientras los que se perderán si el gobierno no impulsa un programa de apoyo, serán empleos formales y permanentes.

kg