Por primera vez, la Caravana de madres centroamericanas Liberando la Esperanza pisó tierras queretanas.

Esta agrupación, integrada por 38 madres que están en la búsqueda de sus hijos desaparecidos en México, sostuvieron un encuentro con autoridades del municipio de Tequisquiapan y representantes de la Estancia del Migrante González y Martínez, con el fin de difundir las fotografías de sus hijos y familiares extraviados.

Durante el encuentro, las organizaciones sociales pidieron a las autoridades de la entidad la creación de un instituto local de atención al migrante y de una fiscalía especializada que funcionaran para recabar datos precisos de abusos por parte de las autoridades.

Esta es la octava caravana que se realiza con madres de Nicaragua, Honduras, Salvador y Guatemala por parte del movimiento centroamericano, organización representada por Fray Tomás González, quien destacó que se han podido reencontrar dos madres con sus hijos y durante el trayecto de regreso se espera encontrar a tres más.

Silveria Campos, proveniente de Honduras, se reencontró con su hijo Mateo en Tabasco después de nueve años de no saber nada de él. Relató que los jóvenes en Honduras sueñan con trabajar en México o en Estados Unidos, porque allá el dinero no vale y un trabajo es bien barato, la gente se viene porque sabe que pagan bien. Es la ambición de los jóvenes, mujeres y hombres por mejorar , sin embargo, reconoció que ahora tienen miedo porque escuchan que matan, que los de Migración los golpean.

Después de 15 días de recorrido por México, las madres han pasado por Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y Guanajuato, con la esperanza de hallar a sus hijos.