Tijuana, BC. A fin de mejorar la conectividad y el traslado de mercancías en la zona industrial de Otay hacia las vialidades que salen de la ciudad rumbo a otros municipios del estado, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) de Tijuana solicitó a las autoridades el desarrollo de dos obras viales.

Según explicó el titular de Canacintra local, Marcelo Hinojosa Jiménez, la primera de ellas estará colocada en el camino hacia la avenida Aeropuerto, para enlazar la vialidad paralela a la línea fronteriza, importante obra recién desarrollada por el XXII Ayuntamiento de Tijuana, que le permite regresar a las unidades de carga hacia la zona industrial.

La otra está orientada a complementar el nodo que conecta la avenida Aeropuerto con el bulevar Bellas Artes, a fin de complementar los trabajos realizados en la zona por el gobierno de Baja California y así facilitar aún más el flujo de las unidades de carga que ya utilizan esa nueva vialidad.

Agregó que es posible que haya aportación del gobierno del estado junto con el municipal, lo que será fundamental para mejorar las condiciones de la zona de la garita.

Ambas obras son analizadas por Smart Border Coalition, organismo binacional (San Diego y Tijuana) compuesto por autoridades y empresarios con el objetivo de generar una frontera más ágil que incentive el desarrollo económico e industrial de ambos lados.

Esos aspectos no sólo mejorarán la apariencia del área, sino también los tiempos de traslados para generar ahorros de mano de obra, combustible y mantenimiento, ya que se reducen los tiempos de forma importante y se enlazan directamente entre los puntos de origen y destino de insumos y mercancías.

El presidente de la Asociación Industrial de la Mesa de Otay (AIMO), Salvador Díaz González, pidió al secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, Alejandro Lomelín Clapera, que realice un diagnóstico de la infraestructura que se ocupa reponer o desarrollar en la zona industrial para resolver el rezago en las reparaciones, que en algunos casos ya impactan a las empresas porque al transitar en calles dañadas, el movimiento que realizan las unidades de traslado afecta a los productos.

Amparo

De no atender el tema, dijo, AIMO buscará interponer un amparo para evitar el pago del Predial, ya que consideró injusto cumplir con los gravámenes locales cuando éstos no son utilizados en un beneficio para la ciudadanía y  la industria.

El amparo podría significar recuperar de 30 a 100% de lo pagado en un año para los miembros de AIMO, que significan alrededor de 100 millones de pesos, recursos  que se usarían para invertir ellos directamente en las vialidades.

estados@eleconomista.mx