El presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, exhortó a los estados a endurecer el cobro de la Tenencia vehicular para fortalecer las haciendas públicas.

Refirió que desde 1961 se creó la Tenencia como un impuesto de carácter federal que era 100 % participable, es decir, que las entidades podían ocuparlo en su totalidad en su gasto público.

Mientras que fue a partir del 2008 cuando la norma sobre Tenencia fue abrogada y se dejó la decisión sobre el cobro del impuesto a las administraciones estatales.

“Esto ha originado una complicidad perversa en los gobiernos locales, pues lejos de hacer eficiente la recaudación de este gravamen para fortalecer las haciendas públicas, ponderan el hecho de ganar simpatías sociales al descuidar su cobro”, sostuvo Ramírez Cuéllar.

En algunos estados, comentó, se otorgan subsidios sobre la Tenencia en función del valor del automóvil y si se está al corriente de otros impuestos, mientras que en algunos territorios se interpuso un cobro asociado al automóvil que suplió la Tenencia y que tiene que ver con el refrendo por el derecho del uso de placas.

Ejemplificó a Baja California, “en donde el impuesto por la Tenencia se cobra completo a los autos cuyo valor supera 500,000 pesos; en la Ciudad de México se cuenta con un subsidio para vehículos cuyo valor comercial es menor a 250,000 pesos”.

Colima, informó, tiene un subsidio de hasta 100 % para quienes estén al día con sus demás impuestos. El Estado de México también otorga un subsidio sobre la Tenencia a los autos que tengan un valor de hasta 350,000 pesos; mientras que en Oaxaca el pago de la Tenencia para los autos cuyo valor comercial es de hasta 250,000 pesos es de tan sólo un peso, entre otros.

En total, expresó el diputado de Morena mediante una nota de prensa, son 13 de las 32 entidades del país las que ingresan actualmente recursos completos por concepto de Tenencia a sus arcas públicas.

“El problema con las diferenciaciones estatales en el cobro de este impuesto radica principalmente en la posibilidad que brinda a los contribuyentes de evadir sus obligaciones fiscales, debido a que registran sus vehículos en entidades que no cobran la Tenencia a pesar de que transitan por entidades en las que sí lo hacen”, explicó.

“Lo que trae consigo repercusiones negativas como lo es que ante la escasa recaudación de este recurso se imposibilite el mantenimiento constante de la infraestructura carretera, además del deterioro ambiental que genera porque está comprobado que el cobro de este gravamen es un desincentivo para reducir el uso del automóvil”, afirmó.

Alfonso Ramírez enfatizó que en el 2008 se obtuvo la mayor recaudación sobre el impuesto de la Tenencia, que significó una recaudación de unos 21,000 millones de pesos, “que a precios del 2018 equivalen a 32,000 millones de pesos, casi el triple del monto total de los recursos que se otorgaron a las entidades vía Ramo 23 ese año”.

Manera adecuada

El pasado 8 de abril, Arturo Herrera Gutiérrez, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, comentó que si se cobrara de manera adecuada el Predial (impuesto municipal) y la Tenencia (impuesto estatal), los gobiernos locales podrían obtener ingresos adicionales entre 100,000 y 120,000 millones de pesos anuales, lo que mejoraría su situación fiscal.

A la mañana siguiente, el presidente Andrés Manuel López Obrador descartó regresar el cobro a la Tenencia en todo el país e insistió en su compromiso de no aumentar o crear impuestos.

En este sentido, el legislador indicó que federalizar la Tenencia es una oportunidad para fortalecer las finanzas de los estados y sus municipios.

“Cabe señalar que previó a la derogación del Impuesto sobre la Tenencia vehicular, la Ley de Coordinación Fiscal establecía que las entidades federativas debían destinar a sus municipios al menos 20% de los recursos que les transfería la federación por la recaudación de dicho impuesto, es por ello que en el 2008 se les transfirieron al menos 4,220 millones de pesos”, expuso.

Como otra ventaja de recurrir nuevamente al impuesto de la Tenencia, el diputado de Morena dijo que se trata de una carga progresiva, “es decir, pagan más los que más tienen y se reducen los efectos negativos asociados a la congestión vehicular, el tránsito y la emisión de contaminantes ambientales, por otro lado, también es de fácil cobro y supervisión, lo que disminuye la tasa de evasión y contribuye así de una mayor equidad en el cobro del impuesto”.

Ramírez Cuéllar puntualizó que impulsar nuevamente el cobro federalizado de la Tenencia no es un asunto de aumentar impuestos, sino de hacer más eficiente la recaudación fiscal, incrementando la base gravable y combatiendo la elusión fiscal.

[email protected]