Contrario al comportamiento del turismo estadounidense, que reportó cifras negativas en el número de llegadas a Cancún, la afluencia de viajeros europeos creció en el Caribe mexicano durante el 2011, a pesar de la crisis que vive el viejo continente.

En el último año el arribo de turistas provenientes de EU a Cancún cayó 7%, aseguró Máximo García Rocha, director municipal de Turismo, cuando el total de viajeros de Europa al Caribe mexicano creció 14.75 por ciento.

Sin embargo, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Turismo de Quintana Roo (Sedetur), la participación de los europeos en Cancún y la Riviera Maya es desigual.

Mientras que en el primer destino representó 5.3% del total de visitantes en el 2011, en la Riviera Maya fue de 23.8 por ciento.

COMPORTAMIENTO DISPAREJO

En términos anuales, el turismo europeo aumentó 20% en Cancún durante el 2011, mientras que en la Riviera Maya, 13.87 por ciento.

El comportamiento por nación al interior de Europa también es distinto.

Suecia fue el caso más exitoso. La afluencia de turistas al Caribe mexicano del 2010 al 2011 aumentó 119%, al pasar de 10,723 a 23,432.

El arribo de pasajeros rusos se incrementó 46.27%, el de Gran Bretaña 44.19% y el de Francia 15.56 por ciento. En cambio, el de Irlanda se contrajo 20.42 por ciento.

Asimismo, mientras en el 2009 el turismo español fue el predominante, para el 2011 fue el viajero inglés es el que tomó la delantera, al pasar de 195, 642 turistas recibidos hace dos años a 296,473 vacacionistas en el 2011, es decir, 30.51% del total.

España, Alemania, Italia, Francia, Holanda, Rusia, Suecia, Bélgica y Suiza se sumaron al listado de las 10 nacionas más importantes en el rubro.

jvazquez@eleconomista.com.mx