Puebla, Pue. Víctor Hugo Martínez y sus nueve compañeros de la carrera de Ingeniería en Mecatrónica del Instituto Tecnológico de Monterrey, campus Puebla, quienes se graduarán este verano, diseñan un robot para dar mantenimiento a drenajes sin tener que abrir calles, el cual Grupo Caribe Angelopolitano y Construcción (de capital mexicano-español) producirá y comercializará en América Latina.

Refiere que el prototipo fue concebido desde agosto, cuando iniciaron el octavo y último semestre de su carrera, cuyo proyecto surgió de ver que en Europa se utiliza un sistema similar de inspección y saneamiento de drenajes, pero que la intención de ellos es ofrecer un equipo 60% más barato con la misma efectividad.

Entrevistado por El Economista, Víctor Hugo dijo que buscaron el patrocinio para armarlo, ya que las piezas que ocuparon son importadas de Alemania, Holanda, Estados Unidos y Japón, que por los costos era difícil para ellos adquirirlas y que en México no se tienen esos materiales, siendo Grupo Caribe Angelopolitano y Construcción –dedicada al saneamiento y mantenimiento de depuradoras de agua- que se interesó en apoyar el proyecto para desarrollarlo.

Explica que este robot cuenta con un sistema de visión, paneles solares para recargarse, un dispositivo para reparar tubería, entre otras herramientas, el cual puede ser operado a control remoto y sin la necesidad de generar tráfico vehicular por abrir una calle o arriesgar a los trabajadores a infecciones.

Destaca que puede ser una alternativa para los gobiernos o empresas contratistas que buscan reducir gastos de operación en el mantenimiento de los tubos de desagüe en las ciudades.

Cada robot tendría un costo de entre 100,000 y 120,000 dólares, cuya idea es fabricar al menos tres cada mes, en donde los futuros ingenieros estarían a cargo de desarrollarlos con la empresa que tiene su fábrica en Panamá, del cual se distribuirían y comercializarían en América Latina.

En agosto será entregado el prototipo final a la empresa para iniciarse la producción de las primeras piezas y buscarse comercializar, siendo a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y el Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (Soapap) que estarían presentando sus funciones al igual que en otros países americanos.

miguel.hernandez@eleconomista.mx