Monterrey, NL. El próximo subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera Gutiérrez, indicó que los estados deberán planificar el gasto federalizado que esperan recibir en el 2019, ya que el gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador no los apoyará con recursos discrecionales.

Lo anterior, en referencia al Ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas y otros subsidios, un rubro señalado por su discrecionalidad en la distribución de recursos y al cual implementarán reglas de operación, disminuirán o eliminarán en la siguiente administración federal, como ha planteado el equipo de transición.

Cabe recordar que el gasto federalizado es la transferencia de dinero a las entidades federativas y municipios, sus principales componentes son las participaciones (Ramo 28) y las aportaciones (Ramo 33), que en conjunto aportan alrededor de 80% del total. El primer rubro depende de la dinámica de recaudación, que indirectamente se relaciona con la actividad económica y petrolera, mientras la asignación del segundo está condicionada a resolver las problemáticas que se deriven de necesidades educativas, financieras, de salud, de infraestructura social y de seguridad pública.

Durante la conferencia “Retos de la Economía Mexicana y Lineamientos de Política Pública 2018-2024”, del Colegio de Economistas de Nuevo León, Herrera Gutiérrez indicó que las entidades federativas tendrán que calendarizar sus proyectos, “porque la prioridad serán los recursos para mantenimiento y proyectos ya iniciados”.

“Los estados en general pueden planear qué es lo que van a estar haciendo, pero la otra parte es que lo que estaba fuera de la ley probablemente no se va a dar, esto va a forzar a tener un manejo mucho más responsable de las finanzas estatales”, enfatizó.

Resulta contradictorio, señaló, que si un gobierno estatal prescinde de una tasa impositiva, inicie al mismo tiempo una solicitud para tener mayores transferencias federales, “pues si es un recurso que necesita, lo que hizo fue aumentar la brecha fiscal que va a enfrentar al eliminar el impuesto”.

El próximo subsecretario de la SHCP dijo que las solicitudes de transferencias fuera del marco normativo serían más entendibles en el caso de estados como Oaxaca, que 95% de sus ingresos totales corresponde a recursos federales y 5% a ingresos propios.

“Para aumentar nada más 2 puntos porcentuales los ingresos, el estado de Oaxaca habría tenido que aumentar la recaudación propia en 40 por ciento”, explicó.

Problemas estructurales

Sobre los recursos discrecionales, comentó que el Ramo 23 tenía aprobados alrededor de 100,000 millones de pesos para el 2017 y se ejercieron alrededor de 300,000 millones; es decir, 200,000 millones se ejercieron sin estar aprobados.

“A lo mejor hay una parte pequeña ahí que está teniendo problemas estructurales, me refiero a que la descentralización que se dio en los años 90, el acuerdo de descentralización lo que establece es que la nómina que se vea descentralizada en términos reales se va a ir cubriendo”, manifestó.

“Hubo un pequeño número de estados donde la nómina se calculó mal; por lo tanto, el monto no está contemplado en el presupuesto, pero fuera de esos casos, a nosotros nos parece que ahí está el espacio de gasto discrecional más importante, que se tiene que ir reduciendo”, sentenció.

Por un lado, indicó Arturo Herrera, el gobierno federal estaba transfiriendo dinero que no estaba presupuestado, y del otro lado de la ecuación, algunos estados estaban recibiendo y gastando recursos que no habían sido aprobados: “van a tener que ser o prudentes en lo que hacen o fortalecer la recaudación propia”.

Recordó que en la primera reunión del presidente electo con los mandatarios, en el escenario de la Conferencia Nacional de Gobernadores, el acuerdo fue no cambiar la Ley de Coordinación Fiscal para darle certidumbre al marco actual.

Si una entidad busca transferencias fuera de lo establecido en la ley, insistió, deberá, por ejemplo, reinstalar la Tenencia, en alusión a Nuevo León. Para evitar la discrecionalidad, continuó, en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019, el próximo gobierno se ajustará a lo que dicta la Ley de Coordinación Fiscal, respecto a la forma en que se distribuyen las participaciones y las transferencias.

“Quiere decir que hay una fórmula matemática que dice, una vez que se recauda tanto, éste es el porcentaje que toma; la parte discrecional es que encima de eso había transferencias que no estaban en la ley”, destacó.

[email protected]