Debido a las políticas proteccionistas que se llevarán a cabo por parte del gobierno de Estados Unidos, encabezado por Donald Trump, este año los gobiernos de las entidades federativas de México enfrentarán un panorama difícil para sus finanzas públicas, de acuerdo con analistas de la calificadora Fitch Ratings.

El impacto de estas políticas en los gobiernos subnacionales, que se debe a la relación estrecha que existe entre la actividad económica de ambos países, es mayor en aquellos estados altamente exportadores, como los fronterizos; sin embargo, entidades como Aguascalientes, Guanajuato y San Luis Potosí también se verían afectadas, puesto que tienen activo importador considerable.

Los estados altamente exportadores contribuyen con más de 50% de las exportaciones del país y, en algunos, éstas representan más de 100% de su Producto Interno Bruto (PIB). Aunado a esto, una proporción significativa de sus importaciones son insumos para fabricar productos con valor agregado para exportación; en su mayoría, estos insumos son importados desde Estados Unidos , señala el reporte de la calificadora, que lleva por nombre Impacto de políticas proteccionistas de Estados Unidos sobre las entidades federativas con mayores vínculos socioeconómicos.

Por lo anterior, se lee, la imposición de aranceles bilaterales podría tener efectos muy negativos en los costos de producción de mercancías mexicanas y, por ende, en el sector exportador de México, aun cuando el peso mexicano se debilitara frente al dólar.

En términos de exportaciones, las entidades con muy alta exposición a las medidas proteccionistas de Estados Unidos son Chihuahua y Baja California; con alta exposición, Coahuila y Tamaulipas, y con media exposición, Aguascalientes, Sonora, San Luis Potosí, Guanajuato y Nuevo León.

De las ventas al exterior de cada estado de este grupo, los niveles más elevados que corresponden a la economía estadounidense son Tamaulipas (92.3% del total), Chihuahua (91.1%) y Baja California (88.6%); mientras los más bajos son Aguascalientes (73.6%) y Guanajuato (73.2 por ciento).

Posible choque

Durante la presentación del informe, el analista líder de Fitch Ratings, Gerardo Carrillo, mencionó que Sonora, Chihuahua, Coahuila y Nuevo León son cuatro de los estados fronterizos que tienen niveles de gasto elevados, mientras que Chihuahua y Guanajuato son los dos estados mejor calificados y preparados para enfrentar un choque; San Luis Potosí también se encuentra bien posicionado .

Asimismo, mencionó que en los casos de Tamaulipas y Baja California, estas entidades generaron un ahorro interno muy bajo que únicamente sería utilizado para el pago de servicio de deuda.

Algunos estados no tienen alternativas de política proteccionista de Estados Unidos. Son pocos los estados que generan ahorro interno .

Con respecto a las calificaciones de algunos de estos estados, el especialista comentó que Chihuahua, Baja California, Tamaulipas y Oaxaca se encuentran en perspectiva Negativa; únicamente en Nuevo León es Positiva.

En tanto, el director regional de finanzas públicas de América Latina de Fitch Ratings, Humberto Panti, advirtió que algunos estados y municipios, con solidez financiera se encuentran preparados para enfrentar este panorama, aunque muchos otros no.

Aquellos estados que no cuentan con los elementos necesarios para salir adelante con sus condiciones financieras actuales, destacó, deberán implementar medidas como recortes en el gasto, aumentos de impuestos de manera gradual y otros ajustes fiscales para enfrentar el impacto y evitar que las presiones afecten demasiado sus cuentas.

Flujo de remesas

Asimismo, los estados con mayor flujo de remesas y migrantes reportan los índices más altos de pobreza y marginación, además de enfrentar retos importantes en materia de competitividad y gobernabilidad, por lo que sus débiles economías tendrán efectos importantes en la toma de decisiones del gobierno de Estados Unidos con respecto a las exportaciones, inversiones y envío de remesas.

Por tanto, una menor captación de remesas (la mayor captación es de origen estadounidense), aunada a un incremento en la repatriación de migrantes, implicaría desafíos aún mayores para el desarrollo económico.

De acuerdo con el análisis de la agencia calificadora, las tres entidades más afectadas ante las políticas que tome Trump sobre remesas serían Michoacán, Guerrero y Oaxaca (en relación con su PIB).

Gerardo Carrillo manifestó que Guerrero tiene un nivel de endeudamiento de los más bajos y es un estado que genera ahorro interno que lo coloca en niveles adecuados; en tanto, Michoacán registra un nivel alto de endeudamiento y ahorro interno que sólo alcanza para pagar el servicio de deuda.

Humberto Panti expresó que si se gravaran las remesas y no se realizara una sustitución en los medios para su envío, la situación económica de estos estados podría empeorar como consecuencia de un menor consumo interno y mayor desempleo.

Incluso, los niveles de inseguridad en las entidades federativas que reciban migrantes deportados podrían aumentar, ya que al no encontrar oportunidades laborales podrían optar por el crimen como alternativa, advirtió.

undefined

ilse.becerril@eleconomista.mx