Guadalajara, Jal. Pese a la urgencia para que se construya una segunda pista en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) está a la espera de lo que determine el poder Judicial en torno a la demanda de pago de 307 hectáreas expropiadas en 1975 al ejido El Zapote.

“Estamos tratando, repito, de que haya tranquilidad, de que no haya inquietud, que lo entiendan nuestros amigos ejidatarios; esto pasa en todos los estados cuando hay una obra de esta dimensión. Ojalá lo entiendan y se pongan en la disposición de negociar legalmente”, indicó el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza.

De visita en Jalisco, donde inauguró el 29 Congreso de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, refirió que espera que el problema legal con los comuneros quede finiquitado en la presente administración federal a fin de que el Grupo Aeroportuario del Pacífico, concesionario de la terminal aérea, pueda desarrollar el proyecto de la pista.

“Es necesaria la segunda pista para que no se sigan perdiendo visitas a Guadalajara, negocios en Guadalajara y comercios en Guadalajara”, señaló el funcionario federal.

No obstante que el ejido El Zapote demanda el pago de casi 4,000 millones de pesos por los terrenos expropiados, sobre los cuales se construyó el aeropuerto tapatío, Ruiz Esparza insistió en que será el poder Judicial quien emita un fallo al respecto.

“Estamos esperando que se pronuncie el poder Judicial para que diga si lo que se pagó es definitivo o no; estamos en espera de eso; si hay que pagar eso, lo pagaremos”, dijo el titular de la SCT luego de reiterar que en sexenios anteriores ya se había saldado la deuda con los comuneros “y ahora quieren cobrar más”.

Hay confianza

Al respecto, el coordinador del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco, Daniel Curiel Rodríguez, afirmó que hay confianza de que antes de que termine su gestión el actual gobierno “pueda tener una solución definitiva para este aeropuerto”.

“De hecho, los planes ya están, el diseño del aeropuerto ya está, la segunda pista y las áreas de carga ya están proyectadas, las instalaciones y un nuevo edificio terminal, porque ya no sería el edificio que está hoy; es un proyecto muy interesante y muy moderno pero hace falta la certeza jurídica del terreno”, puntualizó el dirigente de los industriales en la entidad.

Refirió que, al momento, el retraso en el crecimiento de la infraestructura aeroportuaria no ha afectado al manejo de carga en la terminal.

“A quien más afecta en principio es a los pasajeros. El tener hoy 30% más de pasajeros de lo que se tenía contemplado en los planes quinquenales hace que, aunque se estén adaptando las instalaciones, siempre estén rebasadas”, manifestó Curiel Rodríguez.

“Cuando se esperaban menos de 10 millones de pasajeros para el 2017 y fueron casi 13 millones, habla de la saturación que se tiene en el área de pasajeros. En el área de carga, con la ampliación que se tiene, no hay ningún problema”, aseveró.

estados@eleconomista.mx