Puebla, Pue. La primera línea del sistema Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), similar al Metrobús de la Ciudad de México, inició operaciones en la angelópolis de forma oficial este domingo luego de dos semanas de pruebas y ofrecer el servicio gratuito.

Este nuevo servicio tendrá la tarifa normal de 7.50 pesos, mientras que a personas de la tercera edad y discapacitados será de 4.50 pesos y sin costo, respectivamente.

La línea que tendrá un trayecto de 18.5 kilómetros, la cual irá desde las juntas auxiliares de Tlaxcalancingo hasta Chachapa, es decir, de los municipios de San Andrés Cholula a Amozoc, pasando por la capital, transportará diariamente a 120,000 usuarios.

Esta modalidad de transporte generará a los usuarios ahorros del 48% en gastos al viajar de una terminal a otra, ya que antes cada pasajero para hacer ese recorrido tenía que pagar 12 pesos, es decir, tenía que tomar dos camiones, cuyo pasaje le salía en 6 pesos.

De acuerdo a la Secretaría de Transportes local, el tiempo de recorrido disminuirá de una hora con 30 minutos a máximo una hora.

El costo de la infraestructura en carriles confinados y 36 terminales del servicio RUTA fue de 1,000 millones de pesos, de los cuales 400 aportó a fondo perdido el Banco Nacional de Obras y Servicio Públicos (Banobras).

Por su parte, los concesionarios invirtieron 300 millones de pesos para comprar 22 camiones articulados que darán el servicio y 97 autobuses que conformarán las rutas alimentadoras al sistema.

Ante la entrada en vigor del nuevo transporte, que inició sus pruebas a mediados de enero pasado, fueron sacadas de circulación 250 unidades de 19 rutas que estaban sobre el derrotero.

RECUPERARÁN INVERSIONES A LARGO PLAZO

Miguel Ángel Aceves Mendoza, uno de los 30 concesionarios que conforman la empresa Articulados de Puebla S.A, que opera este servicio, menciona a El Economista que la inversión prevén recuperarla entre seis y siete años así como ver una ganancia real.

Comenta que fueron contratados 240 choferes, de los cuales 119 estarán como trabajadores fijos y el resto como emergentes, quienes tendrán todas sus prestaciones de ley con base a un salario clasificado.

En el caso de las unidades convencionales que dejaron de circular buscarán algunas venderlas en otros estados o reincorporarlas –según sus condiciones mecánicas- a otras rutas de la ciudad, pero en caso de las inservibles se irán al desecho al cumplir con su tiempo de 10 años de antigüedad que marca la Ley de Transportes estatal para la zona metropolitana.

Con respecto al cobro del servicio será mediante tarjeta de prepago personal, que costará 12.50 pesos cada una, la que se podrá recargar con 1 peso hasta 500 pesos, cuyo proveedor es la empresa Sistema ATM Maximus que expedirá 200,000 plásticos.