Guadalajara, Jal. Luego de cuatro años cobrando las mismas tarifas debido a que los diputados locales se han negado a aprobar un incremento en el servicio, el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa) advirtió que apretará las tuercas y seguirá cerrando las llaves de los contribuyentes morosos.

Para enfrentar los problemas financieros que supone una reducción en los ingresos y un aumento en el costo de los insumos así como una creciente demanda del servicio, el organismo operador lleva a cabo entre 12,000 y 13,000 acciones mensuales de reducción en la presión del agua para el caso de domicilios particulares y de cortes de drenajes para usuarios industriales y predios de otros usos.

Esto ha hecho que en las áreas de facturación y cobranza estemos más al pendiente y a la gente que se va atrasando en sus pagos presionarla un poco más y manejar algunas políticas de aplicación de medidas restrictivas para que la gente pague , refirió Miguel Ángel Gutiérrez Velázquez, subgerente comercial del Siapa.

Informó que dichas medidas permitieron reducir de 31% en 2010 a 26% en 2011 el número de contribuyentes morosos.

Lo anterior significa que el organismo cerró el año con 270,000 cuentas que tienen atraso de más de dos meses y superior a 60 pesos -condición indispensable para considerarlas en mora- del total de un millón 60,000 cuentas que administra.

Con las medidas de presión, el organismo ingresó a sus arcas en 2011 alrededor de 190 millones de pesos adicionales a lo captado en 2010, mientras la expectativa este 2012 es captar 200 millones de pesos más que el año anterior.

Según el funcionario, este recurso ha permitido al sistema enfrentar las alzas de 12 a 15% que han sufrido sus principales insumos como electricidad y productos químicos así como el aumento a los salarios del personal operativo.

CONSEJO TARIFARIO

Con la finalidad de que el aumento a las tarifas del agua se fije con bases técnicas y no políticas, los diputados locales aprobaron en comisiones la creación de Consejos Consultivos Tarifarios en los ayuntamientos metropolitanos para que sean ellos quienes fijen el costo del servicio, mismo que deberá ser ratificado por el Congreso del Estado.

El Consejo Tarifario estaría integrado, por un lado, por un grupo de técnicos que determine cuál es el costo real de entregar agua a cada uno de los ciudadanos y por el otro, un área social que determine la capacidad de pago que tienen los ciudadanos , explicó el diputado priísta Jesús Casillas, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales.

promo@eleconomista.com.mx

klm