Raúl Jiménez, productor de leche fresca en Ixmiquilpan, Hidalgo, con un promedio de producción de 30,000 litros diarios, tuvo que cerrar en definitiva su establo debido a la caída de los precios en el mercado nacional y a que Liconsa redujo el pago de 6 a 4 pesos el litro promedio y sólo compró 80% de su producción. La salida fue vender las vacas y el cierre definitivo.

Este es el caso de uno de muchos productores de leche que no han podido colocar su producto a un mejor precio en el mercado nacional, ni siquiera con Liconsa, entidad de gobierno encargada del programa de abasto social, y que anualmente compra 100,000 millones de litros, de los cuales 700 millones son de origen mexicano y el resto, unas 25,000 toneladas de leche en polvo son de importación.

Vicente Gómez Cobo, presidente de la Federación Mexicana de Lechería (Femeleche), expuso que Liconsa ha dejado de comprar 500,000 litros de leche al día a productores sociales, principalmente de Jalisco, Guanajuato y Chihuahua, producto que entra al mercado y genera distorsiones, con lo que en las últimas semanas el precio que se paga a los productores ha bajado de 30 a 60 centavos .

En ese sentido, advirtió que los productores que están en riesgo es porque mientras el costo de producir un litro de leche es de 5.70 pesos, sólo les pagan 5, eso sin tomar en cuenta ni el costo financiero ni la depreciación del peso.

Pese a que Liconsa ya tiene un presupuesto asignado para el pago de leche a 6 pesos, canceló la compra de 500,000 litros pero no ha cancelado las importaciones de leche en polvo, aun cuando es posible que se compre a productores nacionales está jugando como si fuera una empresa privada, pues especula con los precios .

La semana pasada, productores lecheros de Jalisco anunciaron que Liconsa les compraría 100,000 litros diarios adicionales a los 750,000 que ya le venden. Pese al acuerdo, amenazaron con bloquear puertos si la dependencia no frena las importaciones de leche en polvo que impiden que les compre más producto. Incluso, se dijeron dispuestos a secar el producto para poder surtir a Liconsa.

pmartinez@eleconomista.com.mx

mfh