Querétaro, Qro. Al cierre del primer trimestre del 2020, Querétaro reportó que 34.1% de la población se encuentra en condiciones de pobreza laboral, de acuerdo con estimaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Local (Coneval).

El indicador representa un aumento de 2.3 puntos porcentuales en relación con 31.8% de la población que se encontró en esas condiciones en el mismo periodo del 2019.

A través del índice, Coneval mide el porcentaje de la población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria y se realiza con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que publica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El índice permite relacionar el comportamiento del ingreso laboral de las personas frente a los cambios en el valor de la canasta alimentaria (línea de pobreza extrema por ingresos); por tanto, muestra el poder adquisitivo de este ingreso laboral.

Coneval precisa que, si incrementa la proporción de la población con un ingreso laboral insuficiente para adquirir la canasta alimentaria, el índice aumenta.

A nivel nacional, el porcentaje de la población en pobreza laboral es de 35.7% en el primer trimestre del 2020, este indicador representa una reducción de 1.6 puntos porcentuales respecto al trimestre previo (37.3%) e igualmente una baja de 3 puntos porcentuales frente al primer trimestre del 2019 (38.7 por ciento).

El académico en la Universidad Autónoma de Querétaro, Humberto Banda Ortiz, expuso que los resultados del índice, en el estado, podrían estar relacionados con una menor capacidad salarial de la población, que ha visto mermados sus ingresos, y lo que a su vez deriva en insuficiencia económica para adquirir la canasta alimentaria.

Explicó que el balance de este primer trimestre del año ya podría reflejar el impacto de la pandemia por Covid-19 durante marzo, siendo el primer mes del año donde se comenzaron a resentirse las afectaciones sociales y económicas.

“El tercer mes ya está golpeado por la pandemia, que es cuando ya empezaron los confinamientos y cuando los empresarios empezaron a tomar medidas ante la crisis, como despedir personal, reducir la jornada del trabajo o reducir el salario”, expuso.

Banda Ortiz estimó que a partir de que comienza a haber una reactivación de actividades productivas, específicamente de la industria manufacturera, se podría dar una recuperación económica y descienda el índice de pobreza laboral, observando que haya una mayor recuperación en el tercer trimestre del año.

Aumenta demanda de alimentos

En torno a los efectos de la pandemia, el Banco de Alimentos del estado reporta un incremento en las solicitudes de despensas alimenticias.

La directora del banco, Angela Quintana, indicó que la institución reportó un constante aumento en la demanda alimenticia, debido a que antes de la pandemia se entregaban diariamente 480 despensas y actualmente ha incrementado a alrededor de 700.

La mayor demanda de alimento se detecta tanto en áreas urbanas como rurales. En las primeras zonas se observa una relación entre las peticiones de personas que dejaron de percibir un ingreso por su actividad laboral, mientras que en zonas como la Sierra Gorda se detecta el impacto por una menor recepción de remesas.

[email protected]