Guadalajara, Jal. Factores como el retraso en el pago de obras ya ejecutadas por parte de los gobiernos municipales y la caída en la inversión tanto en obra pública como privada, trajeron como resultado un saldo negativo en la industria de la construcción durante el 2012.

De acuerdo con la presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) delegación Jalisco, Lorena Limón, lejos de crecer, este año el sector cerrará con un retroceso de 60% en obra pública y de 40% en privada en comparación con el 2011.

Indicó que hasta octubre pasado, el registro de trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el sector industrial fue 30% más bajo que el número de empleados asegurados por esta rama económica el año anterior.

La dirigente de la cúpula detalló que -históricamente- este sector aportaba 371,000 trabajadores, pero los registros del IMSS refieren que en octubre había únicamente 112,000 asegurados.

Limón González lamentó que algunos gobiernos municipales adeudan a empresas constructoras obras ejecutadas desde hace dos administraciones, por lo que urgió a las autoridades a realizar los pagos correspondientes y a detonar la obra pública ejerciendo el presupuesto apenas inicie el próximo año.

Normalmente, la obra pública se viene detonando en abril o mayo, y si consideramos que el primero de marzo tenemos nuevo gobernador, tal vez estaríamos iniciando la obra hasta abril, mayo o hasta junio , advirtió la Presidenta de CMIC.

Los números negativos del sector advierten que este 2012 desaparecerán 200 empresas constructoras de las 700 que se registraron al iniciar el año, mientras que en materia de empleo, de los 371,778 que había registrados en el IMSS en el 2011, al concluir este año habrá 101,638.

TRANSPARENCIA, OTRO LASTRE

Lorena limón denunció que la falta de transparencia en el manejo de los recursos públicos destinados a obra también contribuyó al derrumbe de la industria, pues sólo el Comité de Administración del Programa Estatal de Construcción de Escuelas (Capece) no licitó 85% de sus obras , a pesar de las quejas presentadas por empresarios del ramo ante el Ejecutivo estatal.

promo@eleconomista.com.mx