Puebla, Pue. Constructoras locales se integrarán en grupos de 40 empresas para tener capital y buscar competir en la licitación del segundo piso de la autopista México-Puebla, proyecto que el gobierno del estado pretende llevar a cabo para el 2013 y que costaría 12,000 millones de pesos ejecutarse.

Esta obra, de 19 kilómetros, sustituirá al proyecto del Libramiento Norte de 35 kilómetros, que tenía a su cargo la empresa Obrascón Huarte-Lain (OHL) y que le fue cancelado por la administración local a principios de mayo pasado, tras un decreto publicado en la Gaceta Oficial del Estado, debido a que la concesión otorgada por el gobierno anterior se hizo sin una licitación de por medio.

La presidenta de la Asociación de Empresas de la Construcción, Martha Moysen Leal, comentó que sólo en grupos es como los locales del sector pueden aspirar a buscar este tipo de magnas obras y que no se las queden firmas foráneas.

POCO TRABAJO

Refirió que en el 2011, de sus 208 afiliados, sólo 20% participaron en alguna obra pública del estado o del ayuntamiento de esta ciudad, mientras que los proyectos grandes fueron ejecutados por constructoras de otras entidades federativas.

Destacó que las constructoras locales tienen la capacidad económica y técnica, al recordar que cuando se iba a hacer el Libramiento Norte, 50 habían sido calificadas por OHL para que participaran, debido a que ofrecían mano de obra especializada.

Comentó que el segundo piso de la autopista representa un reto en inversión, sin embargo, presentarán su propuesta.

El proyecto es muy ambicioso financieramente, pero en otras obras públicas los empresarios se han juntado, algunos han hecho grupos de cinco para tener un capital de poco más de 100 millones de pesos, por citar un ejemplo , indicó.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresas de la Construcción Siglo XXI, José Alfredo Vega, dijo que también buscarán unirse en bloques para al menos intentar buscar participar en la licitación.

En el caso de este organismo, que tiene alrededor de 150 empresas integradas en la entidad, se están formando bloques de 10 a 30 compañías, las cuales -de ser necesario- buscarían financiamientos para concursar por el megaproyecto.

miguel.hernandez@eleconomista.mx