La Agencia de Proyectos Estratégicos del Estado de Quintana Roo (Agepro) anuncia que durante el segundo semestre de 2019 estaría licitando la construcción del puente sobre la Laguna Nichupté, además de que ya hay ofrecimientos de empresas extranjeras para la construcción del tren eléctrico que correrá por la zona urbana de Cancún y alimentará de pasajeros la estación del Tren Maya que se ubicará en el Aeropuerto Internacional de Cancún. 

Sobre el puente sobre la laguna Nichupté, Eduardo Ortiz Jasso, director de la Agepro, informó que será un proyecto autofinanciable, ya que se construiría con recursos de la iniciativa privada, pero cediendo los ingresos por el peaje que se cobraría a los automovilistas que hagan uso de éste. 

El costo del proyecto será de 4,000 millones de pesos aproximadamente y atravesará la laguna Nichupté, saliendo desde un punto a la altura del distribuidor vial del bulevar Colosio hasta Plaza Kululcán a la altura del kilómetro 13 de la zona hotelera de Cancún, con una extensión de 7.4 kilómetros. 

El funcionario aseguró que para este proyecto ya hay empresas interesadas de Asia y Europa, además de que ya se tienen los estudios de factibilidad, lo cual hace de éste uno de los proyectos del gobierno del estado que mayor avance tienen. 

Tren eléctrico

 

El director de la Agepro informó además que también tienen avances significativos en el proyecto del tren eléctrico que surgió de la necesidad de alimentar de pasajeros la estación del TRen Maya que se ubicará en el Aeropuerto Internacional de Cancún.  

Se trata, dijo, de un proyecto que se financiará mediante una asociación público-privada, en la que la aportación del estado serán los derechos de vía.

De hecho a finales de enero la firma Japan External Trade Organization (JETRO) hizo ya una presentación al gobierno del estado y el ayuntamiento de Benito Juárez, luego de que previamente había sido presentada al titular de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons. 

La empresa presentó no sólo los detalles técnicos del proyecto, sino el plan de financimientos, apoyada por el Banco de Japón. 

Según la información proporcionada por la propia firma nipona este tren no interfiere con los edificios o el paisaje urbano, lo que minimiza la adquisición de terrenos; además de que su operación es totalmente automatizada y segura.

Ortiz Jasso dijo que éste es tan sólo un primer planteamiento, pues hay empresas interesadas de China e Italia, sin embargo 

Este proyecto aún requiere de la elaboración de los estudios de factibilidad ambiental, financiera y técnica, por lo que su consolidación tardará más tiempo, dijo, aunque la intención es que avance junto a los trabajos del Tren Maya en el tramo que corresponde a Quintana Roo, explicó el funcionario. 

estados@eleconomista.mx