De las 122,500 unidades económicas en el estado de Sinaloa, 55% son esenciales, es decir, continuaron operando ante la pandemia por Covid-19.

Además, desde principios de la semana pasada ya se había reactivado el sector de equipo de transporte, el de autopartes con fabricación de arneses en el norte del estado, y para la próxima semana, la reapertura de la minería.

No obstante, autoridades locales presentaron la propuesta del Plan para la Reactivación Económica y Social ante los sectores comercio y servicios, de la construcción, industria, turismo y minería, el cual se llevará a cabo bajo el esquema de semáforos de colores y que cada municipio operará para reactivarse de acuerdo con el porcentaje en el número de contagios de Covid-19, que determinará el sector salud.

“Esta propuesta de plan de reactivación económica y social obedece a la instrucción del gobernador Quirino Ordaz Coppel, él tiene interés de que se reactive de la forma más adecuada la actividad económica, dado que es difícil mantener los ingresos en cero y seguir pagando sus plantillas laborales y de costos de las empresas”, destacó el secretario de Economía, Javier Lizárraga Mercado.

El plan contempla un esquema de semáforo donde el color rojo es el de más alto riesgo; naranja, menor riesgo; amarillo, disminuye el riesgo; verde, bajo riesgo.

“Aquí el sector salud sigue siendo la máxima autoridad mientras siga la pandemia, y será cada municipio quienes le darán el color del semáforo que de acuerdo al porcentaje de contagios podrán ir abriendo negocios y empresas. Los municipios en verde podrán reactivarse muy pronto”, subrayó el funcionario estatal.

Por su parte, el presidente ejecutivo del Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa, Lauro Meléndrez Parra, indicó que la idea es preparar los protocolos necesarios para reactivar la apertura de las empresas, “el desarrollo de las diferentes temáticas en las mesas fue positiva de parte de todos los participantes”.

“La homologación en los protocolos para la reactivación de los sectores económicos es alcanzable y se socializará vía capacitación en línea y a través de las cámaras de la Iniciativa Privada. El objetivo es que estén preparados para cuando el sector salud empiece a determinar los diferentes colores del semáforo de la reactivación económica”, precisó.

Participación empresarial

Helena Larsen Ayala, presidenta de Canacintra Mazatlán, refirió que este tipo de acuerdos logra que los empresarios tomen en cuenta las observaciones sobre qué acciones tendrán que implementar en sus empresas.

Mientras Julio César Silvas, presidente de la Alianza para el Desarrollo y Competitividad de las Empresas, consideró que estos encuentros es un buen ejercicio de diálogo de parte de los sectores público y privado, lo cual muestra el compromiso en el planteamiento que ha hecho el gobierno de Sinaloa.

“Se recogió el sentir del sector privado, nosotros hicimos algunas aportaciones, estamos con la buena intención de apoyar a lo que corresponde a nuestra actividad, para que en esta nueva normalidad podamos incorporarnos a las actividades productivas, en los lineamientos que se definieron en estas mesas”, detalló.

“Atenderemos la recomendación, queremos reincorporarnos de la mejor forma a las actividades productivas sin perjuicio de la planta laboral y preservando la salud pública”, precisó.

[email protected]