El sistema de pensiones para trabajadores de gobierno del estado aún se encuentra en revisión para elegir el esquema más adecuado, informó el secretario de Planeación y Finanzas del estado, Germán Giordano Bonilla, quien detalló que son alrededor de 200 millones de pesos lo que actualmente le cuesta al estado.

Estamos todavía revisándolos, estamos terminando los estudios actuariales para revisar cuál es la forma más adecuada para enfrentarlo , aseveró.

No obstante, en varias ocasiones las calificadoras han informado que en el largo plazo la carencia de un sistema pensionario generaría presiones sobre las finanzas del estado, Giordano Bonilla, reconoció que efectivamente lo mencionan y que es una de las debilidades pero el porcentaje todavía no representa algo fuerte para el estado, es manejable .

Destacó que dichas calificadoras le otorgan una nota alta a las finanzas del estado por una eficiente ejecución del gasto, una adecuada recaudación de ingresos, balances equilibrados, además de una sólida posición de liquidez.

De los 20,479 millones 286,038 pesos del presupuesto de egresos del estado, 256 millones 341,331 pesos son destinados para el capítulo de deuda pública, jubilaciones y pensiones dado que es gobierno estatal el que cubre de totalmente el monto de estos dos últimos capítulos.

Calificadoras

Recientemente Moody´s en su opinión crediticia del estado dijo que de acuerdo con un estudio actuarial del 2012, el valor presente del pasivo de pensiones no fondeado de Querétaro es de aproximadamente 38,600 millones de pesos o 171% de los ingresos del 2011, un elevado nivel en relación a otros estados mexicanos calificados .

No obstante, mencionó que el gobierno continúa buscando una reforma para reducir el pasivo no fondeado, por lo que la implementación de esta reforma en un horizonte de mediano plazo podría apoyar la calidad crediticia del estado al reducir las presiones presupuestarias de largo plazo.

Standard and Poor´s mencionó, en su último reporte, que el sistema de pensiones de Querétaro tiene una sustentabilidad aproximada hasta el año 2020. A partir de éste, el pago a pensionados podría llegar a alcanzar más de 5% del gasto operativo, lo que podría generar una carga adicional al gasto operativo en el largo plazo, puesto que en 2010 el pago a pensionados representó menos de 1% del gasto operativo.

Bajo un escenario en el que el gasto operativo, asociado al pago de pensionados y jubilados debilite la estructura de gasto del estado, la calificación se podría ver presionada a la baja , sostuvo.

Fitch Ratings, refirió que el gasto por concepto de jubilaciones y pensiones al 2019, podría alcanzar los 466.7 millones de pesos, un incremento de 327.2 millones más respecto del 2010.