El dirigente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope), Eduardo Chávez Hidalgo, comentó que aquellos empresarios que busquen alguna oportunidad dentro de la política en el estado o en el país eviten hacer uso de las representaciones empresariales para impulsarse dentro de la política.

Y es que consideró que las instituciones de presentación de los diversos sectores de la Iniciativa Privada son exclusivamente para el trabajo en favor del gremio y no tiene por qué usarse para la promoción política de futuros políticos.

Todos como ciudadanos debemos sumar y hacer política, pero sí vamos a hacer que los organismos empresariales sean el puente o trampolín, hay que tener cuidado porque hay que respetar a los mismos organismos , comentó .

Los organismo que presentan al sector productivo y empresarial se caracterizan por ser apartidistas, no quiere decir que no haya miembros que busquen alguna oportunidad en cualquier momento, pero es importante que también los empresarios tengan un papel protagónico en la política.

Enlace de IP con política

Eduardo Chávez Hidalgo refirió que actualmente el empresario es un protagonista en el ámbito económico, aunque ha ido ganando terreno en los ámbitos social y político.

El empresariado debe quedarse en el lugar en donde está, y si piensa sumarse a una cuestión de carácter política, que lo determine a tiempo , consideró el dirigente de la Canacope.

Y es que para los empresarios no es sano que un funcionario público no concluya su trabajo para el puesto que fue elegido; tampoco es muy bien visto que usen su posición en algún organismo para impulsar y desarrollar carreras políticas.

El empresario como funcionario ya es más cercano a los temas de gestión social y en el cabildeo político, sin dejar de lado la experiencia en los temas económicos, por lo que hoy tienen la capacidad de ingresar a la política ya con experiencia.

Chávez Hidalgo acotó que es legítima la participación de los empresarios dentro de la política y se debe de respetar sus aspiraciones si es que las tienen, pero antes tienen que ver por el cuidado de sus agremiados.

manuel.garcia@eleconomista.mx