El número de cajeros automáticos en la entidad se duplicó, ya que tan sólo en el 2002 había en la entidad un total de 327 y al cierre del año pasado se contabilizaron 776, a pesar de dicho aumento que se registra no toda la población tiene acceso a este servicio.

De acuerdo con datos de la Asociación de Bancos de México, en marzo del 2010 en el estado se tenían contabilizados 740 cajeros automáticos, elevándose a 776 en el periodo de octubre a diciembre del 2011.

Ubicación

En tanto, los cajeros ubicados fuera de sucursales de las instituciones bancarias han ido a la baja ya que en enero del 2010 se contabilizaron 507 y a finales del mismo año se redujo el número a 427.

La principal causa es el número de robos a cajeros que se han registrado en los últimos años, en lo que se han contabilizado más de media docena de hurtos.

Estos eventos se han presentado en cajeros dentro de las tiendas de conveniencia, en un parque industrial y en una institución universitaria, a pesar de que están ubicados en lugares que se consideran seguros.

Déficit

Aunque en la entidad existen 776 cajeros automáticos, la repartición no es igual en los municipios del estado.

Así, en la región serrana apenas llegan a dos cajeros en promedio por cada municipio.

Por ejemplo, en el municipio de la región serrana de Pinal de Amoles sólo se tiene una sucursal bancaria que es de HSBC.

En San Joaquín sólo hay uno de Santander, mientras que dos municipios más apenas superan las tres sucursales.

Esta falta de cobertura en la sierra, tanto de sucursales bancarias como de cajeros automáticos, es a causa de que hay problemas con el cobro de programas de apoyo, por ejemplo, como el pago a braceros, donde los depósitos se hacen en cuentas de bancos de Santander.

Sin embargo, según los usuarios, pocas veces los cajeros automáticos cuentan con efectivo, lo que provoca que los cuentahabientes tengan que trasladarse hasta San Juan del Río para realizar sus operaciones bancarias.

[email protected]