Querétaro, Qro. La industria automotriz del estado mantiene su ritmo de crecimiento en el primer semestre del año en curso, con variaciones acordes con las proyecciones del Clúster Automotriz de Querétaro.

La incertidumbre que caracterizó a los primeros seis meses del año no impactó en los niveles de productividad de las firmas automotrices instaladas en la entidad, acotó el presidente del Clúster Automotriz de Querétaro, Antonio Herrera Rivera.

Las empresas radicadas en el estado, agregó, han continuado con sus planes de trabajo y de producción, sin que se reportaran detenimientos.

“Hasta donde tenemos conocimiento como clúster, es que nadie suspendió lo que ya traía iniciado, esa incertidumbre no nos detuvo, al contrario, las empresas le apostamos a seguir en las inversiones. Sí hay proyectos nuevos que van llegando”, declaró.

Aún con un ambiente de incertidumbre, dijo, no se ha resentido en la industria tanto local como nacional, por lo que el año avanza de acuerdo con lo planeado.

Agregó que para el año en curso se prevé un crecimiento de entre 3 y 4% para la industria automotriz, indicador que se ha seguido al primer semestre y que se prevé mantener al cierre del 2018.

La producción local y la industria estadounidense están estrechamente ligadas, por lo que hasta ahora las exportaciones hacia el país vecino se han mantenido.

“Nosotros estamos muy vinculados con cómo se comporta la industria automotriz en Estados Unidos, nuestras exportaciones siguen igual, siguen como lo habíamos planeado, se espera que termine el año con una producción de 17 millones de vehículos en Estados Unidos, nosotros estaremos surtiendo esas partes, no hemos visto una caída, realmente hemos visto que se mantiene y en algunas empresas en particular están creciendo”, acotó.

De acuerdo con el presidente del clúster, se prevé  que el 2018 sea un año semejante al 2017 en materia de producción y de ventas.

Incertidumbre

El industrial reconoció que en relación con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) continúa la incertidumbre; sin embargo, confió en que las mesas de trabajo continúen y tengan un buen cause para la industria.

“Es cierto que tuvimos el inicio de año muy incierto, primero tuvimos o estamos en la negociación del TLCAN y esa incertidumbre sigue porque aún no ha terminado, lo que hemos escuchado es que seguirán las negociaciones a finales de este mes para ver si se puede concluir para finales de este año, esa incertidumbre sí se siente”, comentó.

Antonio Herrera confió en la postura que ha mostrado la representación mexicana entorno a la renegociación del TLCAN en beneficio de la industria automotriz mexicana.

Referente a la transición en el Poder Ejecutivo federal, el empresario refirió que aun cuando la industria no es ajena a la incertidumbre que generó la elección, la administración entrante ha dado señales de seguir trabajando a favor de la industria y de los trabajadores del sector.

“Las señales que nos ha mandado ahorita el partido ganador es que seguirá trabajando para el bien de la industria y de los trabajadores, por lo cual no vemos en este momento algo que nos pueda  preocupar, más que seguir trabajando por la seguridad y productividad de nuestro trabajadores”, mencionó.

En el 2017, Querétaro se posicionó como el octavo productor de autopartes en el país (incluyendo motores y transmisiones), aportando 6% de la producción de la industria nacional, de acuerdo con información de la Industria Nacional de Autopartes.

En el mismo periodo, la región Bajío aportó 29.8% de la producción de autopartes del país, considerando a Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes y Jalisco.

Proyectan programa para mejorar productividad

Querétaro, Qro. En Querétaro se gesta un programa que tiene como eje principal impactar en puntos clave para las empresas del ramo automotriz, con el propósito de mejorar los niveles de producción.

El modelo es diseñado por el Centro de Desarrollo de la Industria Automotriz en México (CeDIAM) del Tecnológico de Monterrey.

El director de CeDIAM, Isidoro Mata Cano, explicó que a través de este modelo automotriz se busca generar esquemas para detectar las necesidades de las empresas, hacer un denominado análisis de fecha, identificar a los actores claves y desarrollar —en conjunto con los directivos de las empresas— actividades que permitan dar un valor agregado a los procesos productivos de las compañías.

“Estamos en un proceso de desarrollar un modelo automotriz que nos permita a nosotros poder proponer a las empresas ciertos entrenamientos, pero con acompañamiento (...) Primero, es provocar el aprendizaje de lo que hacemos, el siguiente paso es cómo nos aseguramos de que se ejecute”, puntualizó.

El especialista agregó que se han detectado cerca de 30 conceptos o áreas claves en las que se centran las principales demandas de las empresas automotrices, desde aspectos de desarrollo de liderazgos, técnicos, certificaciones, normas, entre otros.

Entre las demandas de la industria —enlistó— se encuentran aspectos de la manufactura esbelta así como preparación para obtener certificaciones como ISO18000 y la norma IAFT 16949.

El desarrollo del programa, dijo, concluiría dentro de dos meses, por lo que se estima que comience a aplicarse antes de que finalice el año.

Puntos clave

Impactar en indicadores clave para las empresas es uno de los objetivos puntuales de este modelo, a fin de que se traduzca en resultados y que tales acciones se reflejen en productividad.

Entre los puntos clave se enlista el denominado tiempo de ciclo para producir un una pieza, con lo que se buscaría reducir el periodo de producción de 1 minuto a 50 segundos, lo cual se traduce en resultados para la compañía.

El manejo de inventarios es otro de los objetivos del modelo, planteando reducir los inventarios, es decir, si se cuenta con 40 vueltas de inventario por año, bajarlas a 30. La rotación de inventario hace referencia al número de veces que se renuevan las existencias.

La retención del capital humano es una problemática apremiante para la industria y que también se planea anexar dentro del modelo.

En este apartado, se busca desarrollar conceptos vinculados al ambiente laboral, con la finalidad de generar un sentido de pertenencia entre el trabajador y la compañía, para lo cual —dijo— es necesario tomar en cuenta a los colaboradores y generar liderazgos de piso, que tengan contacto con las áreas productivas.

La retención de personal, como uno de los problemas más fuertes que aquejan a la industria, se agudiza si en las empresas no se generan liderazgos, añadió.

El modelo que se gesta dentro del centro se diferencia por plantear ir más allá de la enseñanza; se planea un proceso de acompañamiento y consultoría  directamente en las empresas para garantizar su aplicación y que genere resultados.

[email protected]