Cancún, QR. Ante la situación de inseguridad que vive la zona norte de Quintana Roo, la  Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y  Tecnologías de la Información (Canieti) ha solicitado se considere incluir un modelo de videovigilancia colaborativa en el proyecto del gobierno del estado de instalar 3,000 cámaras de seguridad en la entidad  y enlazarlas al anunciado proyecto del C5.  

Marco Erosa Cárdenas, vicepresidente del sur sureste de Canieti, con sede en Cancún, comentó que la videovigilancia colaborativa se  trata de  una tendencia  que ha tomado fuerza en el mundo en materia de seguridad y consta de  miles de cámaras de vigilancia en las calles, plazas públicas y subterráneos.

“Hasta ahora los equipos de seguridad en funcionamiento los  aportan los gobiernos con  financiamiento público, sin embargo, recientemente la tendencia  es sumar  a las cámaras de vigilancia  de las policías, equipos propiedad de particulares que se enlacen a los centros  de comando y seguridad de los distintos gobiernos”, explicó. 

“Eso significa que si alguien  tiene un negocio cualquiera, un hotel, plaza comercial, un restaurante,  puede elegir en invertir en las cámaras y estar conectado al sistema de videovigilancia del gobierno”, ahondó.

Entre más  ojos tengan los gobiernos para reaccionar más rápido ante la  delincuencia es mejor, asimismo, añadió, es una forma muy eficiente de garantizar la cadena de custodia.

Muchas veces un material videográfico es desechado por que no cumple con esa cadena de custodia requerida por la ley, sin embargo, a través de la videovigilancia colaborativa el video se puede compartir en tiempo real con  los servidores de los cuerpos de seguridad, y cuando existe un delito el juez  podrá disponer de varios videos que contienen desde distintos ángulos un mismo hecho delictivo, añadió. 

 La propuesta de Canieti para Cancún viene acompañada de un proceso previo 

para la elaboración de una estricta normatividad que están pidiendo sea generada por el gobierno del estado, para determinar con criterios legales y técnicos el  tipo de equipos, características, conectividad, protocolo y metodología  de seguridad que deben  cumplir los particulares para dar de alta sus equipos.

La propuesta de Canieti, dijo, es básicamente un modelo  híbrido a partir de la  videovigilancia colaborativa donde convivan las cámaras privadas y de gobiernos  para sumar esfuerzos en materia seguridad pública. 

[email protected]