Cancún, QR. El gobierno de Quintana Roo, a través de la Agencia de Proyectos Estratégicos del Estado (Agepro), impulsará de manera paralela el Tren Maya y la construcción de un tren ligero o Metrobús, que saldrá del Aeropuerto Internacional de Cancún y atravesará toda la ciudad.

Eduardo Ortiz Jasso, director de la Agepro, dijo que el proyecto se financiará a través de una Asociación Público-Privada y será el instrumento de la política de reordenamiento urbano que busca impulsarse en las ciudades por las que correrá el Tren Maya.

Especificó que aún está por definirse si este segundo proyecto será un tren ligero o un Metrobús, lo cual se decidirá en función del aforo diario de pasajeros que vaya a movilizar.

La idea es que este proyecto se convierta en la ruta troncal que alimente al Tren Maya, pues en la estación de salida que Grupo Aeroportuario del Sureste construirá en el aeropuerto internacional convergerán las dos ramales de la vía férrea, tanto la que viene desde Yucatán como la que sale desde Cancún y recorre la Riviera Maya hasta Bacalar en el extremo sur del estado.

El proyecto tendría una extensión inicial de 30 kilómetros y recorrería toda la mancha urbana de Cancún, de sur a norte, iniciando en avenida Huayacán hasta incorporarse a la avenida Chac Mool y bajar hasta Puerto Juárez en el extremo sur de la ciudad.

Ortiz Jasso explicó que este nuevo tren implicará reordenar todas las rutas de transporte colectivo en la ciudad para convertirlas en sus alimentadoras y hacer de este proyecto la columna vertebral de toda la movilidad urbana de Cancún.

Aunque se encuentra en fase de anteproyecto, comentó que la inversión aproximada será de alrededor de 900 millones de pesos, a razón de 30 millones por kilómetro de vía, en caso de que se decida por un tren eléctrico, ya que si se opta por un Metrobús los costos serían menores.

Quintana Roo, expuso, tiene más de 50% de la vía nueva que se construirá para el Tren Maya; es decir, 540 de los 900 kilómetros que se construirán desde cero dentro de todo el recorrido.

“Esto nos da el tiempo suficiente para que el tren ligero o Metrobús se construya de manera paralela durante los cuatro años que se llevará la obra”, acotó.

Ortiz Jasso dijo que el ordenamiento urbano que vendrá acompañado del Tren Maya se replicará tanto en Playa del Carmen como en Cancún, Bacalar y Chetumal, pues es parte de la política que impulsa el presidente electo Andrés Manuel López Obrador para hacer del Tren Maya un proyecto integrador del desarrollo en el sureste.

Indicó que la determinación de construir este segundo tren se tomó cuando López Obrador incorporó al trazo original el tramo de Yucatán, lo cual hizo de Cancún el punto de confluencia de los dos ramales que tendrá la vía férrea.

“Cuando pasamos de 900 a 1,500 kilómetros surgió el reto de cómo habilitar una terminal que incorporara la vía que viene de Yucatán y el tramo que sale de Cancún hasta Bacalar en el sur del estado; se tomó entonces la determinación de eliminar la estación que se pretendía ubicar dentro de la ciudad para colocarla en el aeropuerto y desde ahí conformar una única parada que incorpore los dos afluentes del tren que convergerán en Cancún”, refirió el director de Agepro.

Reubicación de asentamientos

En otro orden de ideas, el gobierno del estado y representantes del próximo gobierno federal ya iniciaron las negociaciones para la reubicación de 2,600 habitantes del asentamiento irregular Las Torres en el municipio de Solidaridad, pues se ubican en el trazo del Tren Maya.

Venta de boletos, principal fuente de ingresos del Tren Maya

Las principales fuentes de ingresos del Tren Maya serán los recursos que entren por la venta de boletos en taquillas a los turistas, así como por el cobro en el transporte de productos y mercancías, declaró Pablo Careaga Córdova, coordinador del proyecto en el tramo Tulum–Bacalar.

“Una vez que se ponga en marcha se prevé recibir a 3 millones de visitantes al año”, agregó.

Señaló que el proyecto tiene como objetivo el desarrollo económico de las comunidades del sureste del país, para acabar con la marginación que han padecido.

Durante la primera reunión informativa realizada en Felipe Carillo Puerto, precisó que, como parte del proyecto, se crearán varios polos de desarrollo a lo largo de los 1,500 kilómetros que recorrerá el tren por cinco estados, que cada estación será un polo de desarrollo y deberá contar con al menos 30 hectáreas para que su crecimiento sea planificado.

El presidente municipal de Felipe Carrillo Puerto, José Esquivel Vargas, expresó que en la creación del polo de desarrollo en la ciudad no tendrá que inventarse nada como ocurrió en su momento con Cancún, Playa del Carmen o la Riviera Maya.

“La participación del ejido de Carrillo Puerto, y los demás ejidos por los que pasará el tren, será importante y deberán ser considerados como socios”, expuso.

Careaga Córdova indicó que se crearán comités para atender ejes temáticos fundamentales como el ambiental y científico.

Además de que se realizará una consulta a las comunidades mayas de los cinco estados, que incluso se hará en sus idiomas y fue diseñada por Adelfo Regino Montes, quien será titular del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas.

En el marco de la reunión, se anunció que, como enlace con el proyecto de Tren Maya, se designó a Claudia Marisol Ciau Manzanero, directora de Obras Públicas del Ayuntamiento y que a propuesta del alcalde Esquivel Vargas, quedaron Diego Briceño-Domínguez como enlace con instituciones educativas; enlace con ejidos, Clemente Poot Varela, y la comunicadora Marisol Berlín Villafaña como enlace con organizaciones de la sociedad civil. (Con información de Notimex)

Lanzan sitio web para próxima consulta

El equipo de transición del próximo gobierno federal dio a conocer un documento y un sitio web con información que explica los elementos más importantes del proyecto del Tren Maya.

A través del sitio https://www.tren-maya.mx/ el equipo de transición ofrece información para los ciudadanos que decidan participar los días 24 y 25 de noviembre en la consulta que convocó Andrés Manuel López Obrador, para saber si están de acuerdo con la construcción de la obra.

“El Tren Maya es una oportunidad para promover el desarrollo sostenible en el sureste de México; busca mejorar la calidad de vida de las personas en la región maya e impulsar la economía de esa zona. Plantea medidas ambientales de mitigación, contención y compensación de los impactos”, se argumenta.

“Es un proyecto de infraestructura para conectar la región del sureste del país, detonar su desarrollo e impulsar el bienestar de sus habitantes. Tendrá una vocación mixta: transportará pasajeros locales, turistas y carga; su velocidad máxima será de 160 kilómetros por hora”, refiere.

También, sobre el plan para respetar y proteger el entorno de la región, el proyecto dice contar con una estrategia de mitigación y compensación ambiental.

“La región recibe alrededor de 18 millones de turistas al año. El tren aprovechará este potencial turístico para generar derrama económica en los estados involucrados. El recorrido pretende alargar la estancia de visita en la región, lo cual se traducirá en un mayor gasto turístico y captación de ingresos”, se argumenta.

“Buscamos generar importantes impactos positivos en el desarrollo social, económico y ambiental de toda la península de Yucatán”, comentó Rogelio Jiménez Pons, quien encabezará el Fondo Nacional de Fomento al Turismo. (Con información de Jorge Monroy)

[email protected]