Puebla, Pue. A fin de eliminar presión y tener holgura económica para la realización de nuevos proyectos durante el 2020, el gobierno de Puebla buscará hacer una reestructuración de sus obligaciones de pago en las obras que se hicieron mediante Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) y Asociaciones Público-Privadas (APP).

La secretaria de Planeación y Finanzas, María Teresa Castro Corro, admitió que esos pagos, que incluyen las deudas con proveedores y laudos, representan una presión para las arcas del estado, lo cual han ido detectando en la documentación que revisan de la entrega-recepción.

Recordó que el gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que el monto real de la deuda asciende a 44,000 millones de pesos, incluidos PPS y APP, éstas últimas de las cuales se busca mejores condiciones para tener mayores flujos a menores costos y con tasas preferencias en beneficio del estado.

Aunque no quiso mencionar montos, porque están en el proceso de concluir el informe final del estado que guardan las finanzas de la administración, dijo que también está la situación del pago de deudas con proveedores y los laudos por demandas laborales, los cuales no se pueden negociar y deben ser liquidados.

Refirió que no hay recurso que alcance, pero si se pueden generar ahorros o amortizar las deudas del estado será lo mejor para hacer la planeación de proyectos de cara a los siguientes ejercicios fiscales.

“No podemos evadir el pago de la deuda, los PPS o APP, porque implicaría poner en riesgo la calificación crediticia, pero sí renegociar esas obligaciones que se generaron a largo plazo por autoridades pasadas y que nos mete presión al nuevo gobierno”, sostuvo Castro Corro.

Comentó que pronto se dará a conocer la actual situación económica para que los ciudadanos estén enterados del margen de maniobra que tiene Puebla para la realización de obras y la estrategia que se emprenderá mediante acciones de austeridad que no implican afectaciones al personal, sino ajustes al gasto operativo, lo cual se debe llevar a cabo con el presupuesto que dejó la administración saliente.

Ejercicio

El gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido ejerció 56,000 millones de pesos del presupuesto para este año que ascendió a alrededor de 96,000 millones, por lo que dejó a su sucesor Barbosa Huerta 40,000 millones.

Los PPS son el Centro Integral de Servicios y el Museo Internacional del Barroco, comprometidos a pagar en un plazo de 25 y 23 años, los cuales costaron 1,372 y 1,742 millones de pesos, respectivamente.

Mientras con las plataformas para la instalación de la fábrica Audi en San José Chiapa fueron mediante el esquema APP y su costo fue de 5,079.3 millones.

[email protected]